La desarticulada historia de Isadora… Cap 1

¡ Cómo pasa el tiempo !

¿ Realmente pasaré el resto de mis días como ser humano, historiadora  y escritora que esboza ideas a la mitad ?

¿ Qué le pasó al tumulto de lineas coherentes que aparecían frente a mi como salpicadas desde mi desesperación de adolescente?                                               Sigo existiendo, sobreviviendo mi oscura forma de percibir las palabras…                 mi vida tiene tantas complejidades y yo aqui en medio de frases simples.

¿En donde estoy?

Recuerdo la preparatoria,  mis días solitarios, mi cabello respondiendo al viento, mi boca respondiendo a pocas invitaciones, mercedes sosa, mi soledad repudiada.

Ahora sólo es cuestión de minutos para que pueda acostumbrarme y disfrutar de mi soledad , momentánea en estos días, en los que estoy enamorada.

En la preparatoria añoraba el abrazo de quien casi nunca estuvo junto a mí, añoraba una vida de película francesa como solía llamarla, en la que yo era la protagonista, qué hermosa ha sido mi vida, me pregunto que sería de la belleza de mis días si no hubiera estado el arte unido casi quirúrgicamente a ellos.                                       Vivía en la contemplación, aún lo hago, nada importaban los temas a desarrollar de las clases de historia, ni mi habitual lucidez al escribir cosas para literatura, toda la concentración que pudiera haber tenido, estaba sometida a la observación desde distintos ángulos del filme que parecía ser mi existencia.

Mi soledad… no tenía amigos, tenía compañeros con los que solía platicar, con quienes intentaba compartir algo que parecía ser mío, mis ideas, mi pasado, mis deseos, mis amores.

Disfrutaba de una mañana tibia, solitaria en mi casa, había que esperar a que dieran en el radio la cartelera cultural del día , con la que me arrepentía de no pertenecer a ninguno de aquellos eventos de los que se destilaba el arte. El no haber podido entrar al Cedart, caló en mi una huella que será siempre indeleble, pensaba en las clases que no tomaba , en los talentos que no explotaba, en el muchacho a quien amaba que no veía.

A penas si probaba bocado, tomaba un largo baño, observaba mi cuerpo tan nuevo para mí, imaginaba a otro ser recorriéndolo con la mirada, de vez en cuando pensaba en las tareas que no hacía, en las clases a las que no asistía, y procedía a buscar en el clóset algo que quisiera ponerme, para que si mi ex novio me veía se arrepintiera de haberme olvidado, y quisiera estar conmigo una vez más, aunque fuera la última.

Y así pasó un año, sintiendo el frío de las noches de invierno como un recordatorio que me hacía saber que estaba viva, las horas transcurrían lentamente, por que no había casi nadie con quien hablar,con quien vivir el arte ni su profundidad.

… hay más de ésta historia, pero por el momento debo usar el teléfono y desconectarme… esperen el próximo capítulo ….   besos

Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s