Esto lo escribí hace ya tanto tiempo, antes de muchas cosas, a ver qué les parece…

Qué ondular aquel, el que a mi imaginación asalta cuando me imagino bailando, entregándome al ciclo que me dicta la música y el ritmo que entonces percibo como universal.

Qué pasará en esos días que vienen? Supongo que mis pequeñas determinaciones de “año nuevo” tendrán algún efecto, en caso de que siga haciéndoles caso una a una por pequeña e insignificante que parezca, tengo que avanzar, mi búsqueda constate del puro placer de vivir no me va a llevar a ningún lado si no hago el esfuerzo de realizar aquello que mi conciencia inmediata me dicta y ordena. Hoy me pregunté, ¿ de qué lado de la balanza intelectual estoy? Cualquiera que me compare en mi conversación con un universitario promedio me tendría en un nivel mas o menos alto, a pesar de que aquello de la intelectualidad con todo y su ruido literal sea algo muy relativo. Sin embargo cuando quiero ordenar – a partir de mis pocos conocimientos de muchos pero poco profundos temas – una idea clara no lo consigo, y me molesta tener un torbellino de confusiones en la cabeza. Me llamaría a mi misma incongruente, no soy lo que aparento. No voy a la universidad, por ahora y me inquieta que llegue el día en que deje mi pasividad y me levante temprano para tomar mi primera clase universitaria, primero por que no sé a ciencia cierta que carrera elegir, hecho que obedece a mi mencionado hábito de querer abarcar mucho sin adentrarme tanto, y entonces ese día en que me dirija a la universidad, me sentiré adulta, pero adulta de verdad, no vieja ni mayor a mis coetáneos, solo adulta, forjando mi futuro material, aceptando un solo tema para profundizar durante varios años, el cual más adelante enseñaré con pasión a más personas, quienes encontrarán en ese tema la belleza y alguna que otra verdad, como me pasa a mi al querer buscar en todo una forma de transitar por el camino que me ha tocado seguir. Sé que  mi futuro espiritual es incierto, pero promete muchas cosas, complejidad, drama, derrotas, renacer varias veces, atardeceres bellos y lutos, o cenas deliciosas, o una hija. Estos años me ha preocupado la calidad del futuro pero no me he ocupado mucho en construirlo, he sentido que como un hippie, me he dejado llevar por el flujo de la vida, como el de un rio. He sido una hojita seca que viaja por un rio.

Ayer hablé con alguien que para mi puede llamarse un extraño, lo saludé de lejos por que me reconoció, la tarde fue como la de una de mis películas instantáneas que proyecta mi mente en mi frente pero por dentro, hasta había una música que alguien escribió para una película que me gustó mucho.

Conversar con ese extraño fue una alternativa, decidimos conversar tras la inesperada inasistencia de mi amiga, y hacía mucho que no hablaba con un extraño, él gesticulaba y yo a veces dejaba de prestarle atención, solo que sus ojos, en ciertos momentos me hipnotizaban, desde que lo vi, lo más impactante fueron sus ojos, tenía una mirada que decía, ¡ yo te conozco de antes ¡  pero no era así, después caminando por las calles sentí que iba a matarme de una manera muy original, y mi mente empezó a divagar, como las hojas cuando buscan a sus hermanas hojas cuando una cayó del árbol antes que la otra, igual que nosotros al emprender la búsqueda  de Diego por la colonia Roma.

 

Hoy, para variar, mis ideas no se organizaron, a veces sucede que pasan demasiado rápido  frente a mis ojos internos, como los subtítulos de las películas que a veces no sea alcanzan a leer,  y me desespera, dios sabe que me desespera, pero al mismo tiempo dentro de mi vana y apacible contemplación de la vida eso parece no importarme tanto, y entonces solo dejo mis frases a la mitad diciendo, – no, olvídalo no te lo puedo explicar – y entonces mi interlocutor se enoja, aunque eso no siempre pasa, como dice Enrique, es una simple asociación de ideas, solo que la idea anterior se me olvida y luego ya no existe ilación alguna y me confundo y todo pasa de largo como las palabras de aquello que me platican de cuando fueron a bailar a tal antro y luego fulanito les dijo no sé que cosa y entonces se enamoraron de alguien con una vida igual de pusilánime que la de quien me está contando.

 

Ayer en la Caravanseraï vi un conejo de peluche de color incierto, con patas largas, y al dibujarlo me di cuenta de cómo la cultura en que crecemos nos dice como debemos dibujar las cosas, los animales, haciendo de nuestra actividad plástica una mera imitación de lo que vemos como realidad. Y todo alojado en una estética que propuso Aristóteles y que luego todos aceptaron como propia, pero esos ideales de belleza y de fealdad no deberían ser así para todo el mundo, por eso las mujeres morenas, con cuerpos redondeados quieren ser delgadas y rubias, desean ser algo que no son y que no tiene necesidad de ser jamás, muchas cosas son bellas antes de creer que lo son o no lo son, en la percepción está todo ese rollo, por que en algún momento alguien destrozado sentimentalmente puede crear algo abrumador,  triste, como una pieza musical o una simple frase en un papel, y cualquiera que perciba tal obra sentirá alguna tristeza o se sentirá identificado, y en un principio se puede decir que la tristeza es fea, que  el dolor también, y se puede decir que esos dos personajes al experimentar dichas sensaciones fueron partícipes de esa fealdad, sin embargo el puente que existe entre estas dos personas puede ser bello al contener una emoción humana que nace de la creación de algo, y  la creación se antepone a la muerte, a la guerra, a la destrucción, y eso tiene mucho que ver con el deseo humano de preservar y alongar su vida, de continuar en cierto modo en el mundo una vez que su vida se extinga , deseo tan instintivo como lo es el alimentarse o el reproducirse, que son necesidades de los seres vivos solamente, y si me pongo a pensar en la abrumadora incertidumbre que nos causa el universo y su existencia, o en la posibilidad de existencia de vida en él, si creemos en que solo nosotros estamos vivos, en un universo del cual conocemos sólo materia inerte, entonces  nuestra existencia y naturaleza responde a las leyes universales, leyes que nos obligan a crear, una vez que somos seres concientes de nuestra existencia, quizá el arte sea eso, el resultado de la necesidad primigenia, imperiosa, del hombre que se sabe creación capaz de continuar creando, y no destruyendo como erróneamente navega la teoría de la naturaleza humana.

 

Hay cosas que se intuyen, por que se perciben, se aprehenden cuando se tiene la voluntad de aprehender algo, y no sólo leyendo o teniendo ideas claras y pensamientos cuya estructura pertenezca a tal o cual forma, por que antes de que el lenguaje fueran taaan preciso como es ahora el hombre fue capaz de vivir con sabiduría, sin necesidad de instrumentos avanzados tecnológicamente o grandes descubrimientos, y me parece que la vida actual del hombre occidentalizado pretende ser muy sabia y evolucionada cuando nuestros sentidos están al mínimo de su capacidad de percepción, intuyo el por qué y de qué modo es necesaria la humildad para el desarrollo de la cultura humana, y para el desarrollo de la vida individual, por que no sabemos quienes somos, y al igual que en cada pregunta científica que planeta el hombre no conocemos la finalidad de nuestra existencia, sabemos de su origen, mas o menos como avanzó a través del tiempo pero nadie ha dicho.. oigan!! ¡¡¡¡ Estamos aquí para construir un lugar que sea común a todos los universos, para asegurar su existencia eterna, y su consecuente multiplicación a través de la vacuidad!!!

 

Qué bella es la música! Que pobre sería la vida humana sin la música, para eso seguramente poseemos oídos. Si no para qué.

 

Es la multiplicación de la energía de cierta naturaleza a través del contagio consciente o inconsciente del ser humano el objetivo del arte?? Por que mi cuerpo al bailar responde y se une a cierto movimiento que percibo universal, intangible pero que del cual se sabe por su efecto, y ese efecto a su vez se multiplica a sí mismo, se expande y se propaga por el espacio, como si el aire y el espacio en sí fueran susceptibles de percibir tal ondulación de la materia, ( que no es sino energía ) y así esa conciencia generadora de vibración y ondulación  cumple con su propósito de multiplicar el hecho catalizador de su quehacer. Y eso claro genera en el organismo una sensación satisfactoria, como cuando se sacian sus necesidades fisiológicas, las más necesarias para su supervivencia.

 

6 de enero de 2006 —  hace tanto tiempo de esto.. y con algunas cosas diferentes y otras iguales en esencia yo sigo siendo la misma. Pero he de agradecer a Beatriz Navarro, mi genial y bella maestra de contemporáneo.

Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s