On est loin

Un sillón de piel me espera
unos focos de alógenos desvencijados
el amor no prometido en una taza de café,
pero en mis paredes una tristeza cae
se desliza lenta, en despedida,
el día se adormece
y nadie contesta.
 
Qué hacer?
Cómo colorear los días?
Sin él. Conmigo, aqui atrapada y libre
entre la desesperación y la pacífica contemplación del mundo.
Y la dulzura y saberse entendido, y esos ojos que sabía dolerían cuando no estuvieran. Ni volviéndonos historias de deshace la melancolía.
Está bien, dejaré las hojas en blanco, y cuando te vea, te voy a desaparecer. Bajo las sábanas. Nous serons disparus les deux.
 
 
 
Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s