Dias de Seda

No importa qué dia es hoy. Ni las lágrimas venidas de nubarrones del norte. El otoño devuelve casi en secreto nuestros pasos a los mismos espacios conocidos, a las plazas oscuras, los enormes cuerpos de agua que reflejan la nada y nuestro paraíso. Sólo en octubre, junto a su rostro en mi memoria -que rescata mi parte en el juego del olvido-, puedo decir sinceramente la palabra nuestro, y renombrar y recompartir y resingificar cualquier cosa conocida que viajara desde el futuro. Un futuro, alguno de tantos, no ensombrecido de hojas vacías. Con miles de historias por contarme, contarnos.
Cuéntame más historias de edificios, para tener en mi mente esos lugares que te evocan y acudir pronta luego de mis clases a ti, siempre. O hasta que el mundo quiera.
Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s