El té de la locura

“Por diversos caminos van los hombres. Quien los siga y compare presenciará el surgimiento de extrañas figuras. éstas forman parte de la escritura secreta que todo lo permea y en todo puede ser percibida; sobre las alas que se despliegan, sobre el cascarón del huevo, en el movimiento de las nubes, en la nieve, en los cristales y en las petrificaciones, sobre las aguas congeladas, en el interior y el exterior de las rocas, de las plantas, de los animales, de los hombres, en el brillo nocturno de los astros, sobre una superficie de vidrio y otra de resina frotadas y pegadas, en la curva que forman las limaduras alrededor del imán y en las sorprendntes coincidencias del azar. En todas esas figuras se presiente la clave de una escritura oculta, su gramática; pero ese presentimiento no permite que se le reduzca a formas fijas y se niega a convertirse en clave duradera. Podría decirse que es un disolvente universal- el alhakest de los alquimistas -se derramó sobre los sentidos d los hombres. Sólo durante unos instantes sus deseos y sus pensamientos parecen tomar cuerpo. Así surgen sus pensamientos y un instante después todo ante sus ojos se vuelve confuso, como antes.”

Friedrich Von Hardenberg , Novalis.

 

Un disolvente, la locura.

Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s