otro sueño

No pienso. El tiempo pasa. Hubo danza y cantos, lecturas interminables de bellísimos textos y recuerdos en una mesa donde los judíos, los budistas, los bomberos y los musulmanes comíamos y bebíamos en una irrevocable felicidad y paz.
Antes hubo una cena en la  casa del vacío, el joven que lloroso despreciaba el cariño del mundo y de sus padres. Yo sirviendo los platos y unas gracias que no llegaban nunca a mis oídos. Yo desnuda tratando de encontrarle sentido al paraíso. Pero sabes qué? no diré más me quedo, casa del vacío, no diré, no te abandono nunca, por fuiste tú el que se fue. Todas las veces.

Huele a nueva infusión mi habitación. Creo que en la cama se ha quedado un aroma de un huésped nuevo que en los sueños hace de espuma, de comenzal, de abrazo. Nada tiene sentido. Todo es falso. Y soy feliz como la bruma que cubre el cuarto y que perfuma la mañana. Quisiera ser una palmera. Tengo aliento de dátil. Soñé con un mar negro, que el viento me mecía exagerado, y yo veía en la arena muchas huellas que no eran todas mías. Eran suyas, todos los caminos le llevaron al agua, espero que al naufragio y por lo tanto a la verdad.

Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s