Armamento

A veces cala como una gota que cae incesamente sobre la frente, durante dias y noches hasta romper un hueco en la conciencia.  Es una tortua silenciosa, aparente amable, dosificada en mínimas historias, que cada vez se vuelven una sola, la última, la que asesina definitivamente. Parece que la paz, el amor, la fe no hacen ningún tipo de diferencia en lo que de verdad sucede afuera.

Anoche soñé que estaba en un lago traqnuilo, verdiazul con muchas barcas apenas moviéndose. Era de dia, muchas personas esperábamos por la noche, para partir hacia algún lugar. Todos nos sabíamos los unos a los otros. Los rostros eran conocidos, las caricias gestos normales, las sonrisas abanicos de amores contidianos. Llevábamos ropas idénticas, tejidas a manos, todos éramos iguales. a mitad del sueño observé  mi vientre y estaba lleno de dos pulsantes vidas. Y en el sueño desperté a la vida ésta en la que escribo, y pensé en él.

Había repetido, todos los dias palabras mágicas para que el corte último fuera solamente luminoso. Para que si si así tenía que serm doliera menos que lo que ya nos había dolido. Incluso me corté algunas partes de concincia, y me quedé desnuda de reproches. Y traté. Y se me rompió el alma. Tenía una fe infinita que todo lo permeaba. Quería saltar cualquier obstáculo. Abriri todas las puertas que fueran necesarias. Amar y ya.
suen iluso decir que parece que el mundo no da luegar al amor. No entiendo nada. No hay explicación posible y parece que todo, como cascada de cuchillos se resbala y destruye todo a su paso. Incluyendo el pasado, el presente, lo que todavía quedaba.  
Son la vida y los sueños una misma cosa. en los sueños un salto armonioso se puede volver una pesadilla. De la nada los monstruos se convierten en ángeles y muestran luego del llanto la verdad. En la vida real pasa lo mismo. Hoy no tengo fe. Parece doloroso. Duele notar cómo las cosas, el azar, unen más allá de la voluntad propia de la misma manera que separan.  No puedo maldecirlo. Es el azar. Es el tejido. El enredado, el roto. Es un velo que duerme la conciencia que no tiene palabras. Busco y todavía quedan pedazos del pasado. Todos rotos, todos devastados. Miro al vacío.

Y el vacío no parece estarme viendo.

No sé qué tengan que contarme hoy los sueños,

Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s