Estruendo

Alla afuera una ola revienta. Hay tanto ruido que la mente se acostumbra y es extranio reparar en eso. No hay silencio frente al mar, al despertar estan las aves. Luego el sonido de mis parpados, las rocas que rozan el agua, la luz de los colores.
Hay cosas que las aves tienen que contarnos en un lenguaje que no es secreto. Como una secuencia de movimiento que se repite y se modifica, un caracol de pasos atentos a volverse rutas que el agua desdibuja.
Los trazos son silenciosos. Se baila para un ser que nadie escucha. Puede una vibracion oirse a ella misma? una linea en un plano contemplar su figura? Se baila para un ojo visitante, atento al tacto, y es danza el tiempo envuelto en cientos de disfraces, un pie que se desliza superficie vulnerable a la caricia, al roce de la esfera.
Puede una mujer dejar la cruz de definirse. El hombre recordarse ciervo, olvidar que tiene un cierto rostro.
Una rafaga de viento viene y acentua el rigor de estas palabras, se van, se esfuman, recuerdo haber bailado frente al agua, como recordatorio de un tiempo sin tiempo.
Haber dejado atras los zapatos, la ropa, los cabellos… las historias, y todo se ha disuelto en una curva que vuelve al dia diametro y se aleja,  se va como un hilo de sombras humanas que se desvanecen.
Y el sinsentido recobra su conciencia.
Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s