Guerra

 
 
Yo no viví un comienzo en la apertura de las costumbres de los sesentas, ni presencié el fervor de liberación estudiantil de principios de los setentas.
No sé si de haber nacido en los años cincuenta, a los dieciséis años me habría quitado el sostén para quemarlo, ni si hubiera usado anticonceptivos.
Quizá habría sido nerd, con lentes de pasta como ahora y me habría emocionado pensando en que era militante de una lucha, motivada por el nuevo universo de los alucinógenos contrario al universo bélico que los Estados Unidos comenzaban a imponer como orden mundial. Entonces quizá era más simple enlistarse y autodefinirse alineándose en una postura política o religiosa o nacional.
 
Me tocó nacer en una década donde la era cibernética despuntaba con sus primeras señales de vida. Cuando mi hermano tenía casi diez meses de edad un grupo de personas derrumbaron un muro en Berlín, y yo veía imágenes en las noticias de gente contenta por haber tirado unos ladrillos, abrazándose y saltando como si hubieran ganado en un concurso como los del kindergarden, de donde yo apenas había salido llena de malos hábitos, pues el sietema de mi escuela era un piloto experimento audaz al que ahora culpo de mi apreciada inestabilidad y vida creativa.
 
Cuando tenía siete años, veía en la televisión el seguimiento que la cadena ECO de noticias hacía del conflicto de Bosnia -Herzegovina y la guerra del Golfo Pérsico. Recuerdo que lloraba aveces, si estaba sola, cuando había imágenes de hombres y mujeres heridos. Pensaba que la humanidad no tenía remedio y tenía miedo por la especie, o eso creo. Luego mis papás se separaron, dejamos la casa con patio y volvimos al DF a un departamento lleno de recuerdos. Mis estudios de primaria fueron desastrosos, siempre corregía a los maestros pues tenían faltas de ortografía o se expresaban mal con frases como; A quihoras son, o; copea la tarea. Fui una alumna pesadilla que nunca hizo nada en clase de educación física y sólo ponía atención a las materias de lengua española, o inglés, o historia y artes pláticas o educación artística. Eso fue culpa de mis papás.
 
Después, en la adolescencia recuerdo que quería siempre romper las reglas, era subversiva por que los lunes en las mañanas soñaba despierta con pararme enmedio del patio y escupirle a la bandera cuando pasara con la escolta. Como seguía siendo nerd, nunca fui aceptada por ningpun círculo ya que no era ni divertida ni pirujita como las otras niñas que se creían mujeres.
Solía andar en bicicleta imaginando una manera para cambiar el mundo y hasta quise estudiar ciencias políticas y fingir ser corrupta hasta alcanzar el poder y lograr hacer diferencias.
Entonces vino el movimiento zapatista y yo tuve mis fuertísimas sospechas de que los movimientos sociales de ese tipo nunca iban a desencadenar verdaderos cambios. Todas las revoluciones iban a desatar modificaciones en la estructura de las cosas. Y la gente, enferma del alma, siempre iba a repetir los mismos errores y a caer en sus propias trampas contra las injusticias, ejerciendo otras formas de éstas.
 
Ahora no soy ni hippie, ni estudiante, ni empleada, ni ama de casa, ni artista, ni hija de familia, ni nada. Sólo soy alguien emocionalmente inestable que sigue teniendo la misma fe en la humanidad y en las letras de Cat Stevens, hoy Yusuf Islam, en la poesía, y que guarda religiosamente las enseñanzas simples de sus padres y sus antepasados. No milito en ninguna postura política, no me gustan los gremios ni los grupos con que tantos se escudan y lo último que quiero es llegar a definirme y pensarme con certeza de una sola manera. No creo en las drogas y nunca las he probado. Pienso como Hafiz que todos los caminos conducen a una misma meta, y llamo a esa meta con el nombre que muchas culturas han creado para nombrar la personificación de lo divino.
 
Creo en la paz, y en la consciencia del arte, no hay candenas evidentes de las que liberarse, los peores conflictos de hoy forman parte de una guerra invisible como la de ahora donde la lucha se libra hacia adentro de nosotros mismos.
 
amo a Cat
Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s