Teoría

Se me ocurre acerca de la poesía;  sin importar el idioma, el secreto del mensaje poderoso, de su capacidad de evocación y la claridad de su imagen no radica tanto en el significado de las palabras sino en su pura resonancia. Es como el poder de un tambor que retumba en la conciencia. Que las palabras dichas posean un orden semántico y contengan un buen razonamiento es pura coincidencia. 

Cuestión de suerte. Lo importante es captar el ritmo. Hay que aprender a invocar sinceramente el sabor de cada letra, su combinación con el resto del alfabeto, y el divino silencio que conforma una música. La lógica y la razón son puro accidente. Si el poema nos acerca a la fuente de todas las cosas mediante su subjetividad y su redondez, y esa fuente se intuye nebulosa y perfectamente caótica, entonces me atrevería a afirmar que la normalidad en esa fuente a la que todos acudimos al apreciar el arte, es dichosamente la sinrazón, el sinsentido, lo absurdo, todas las locuras reunidas en una sola; el demente universo, valiente y arrojado.
La cordura es entonces un mero accidente, el orden un tropiezo. ¡Que Dios me libre de caer tan planamente en ese terreno estéril para el alma y la poesía! 
Prefiero volar sobre el mar, en el cielo sin límites de lo innombrable, cantando siempre en el delirio de esta loca voz elocuente. 
Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s