matebkiche

Llevamos ya varios días bien, las otras y yo. Osea las que soy. La que se lamentaba y lloraba mucho, y la que pinta y escribe, la bailarina, la cocinera. Todas parecemos haber entrado en otro momento. Como si hubiera pasado finalmente esa madrugada en que las preguntas duelen y todo lastima. Pero todo pasa.
De pronto los pensamientos han ido cambiando, un cierto control sobre ellos aparece. Ya no hay caballos desbocados más que en los diálogos y las palabras.
Regresa la novela. Todavía no sé si en efecto un día la termine. Antes me decía a mi misma que se iba escribiendo sola, ella sola se dicta, existe porque es real lo que quiero contar. Sólo faltan tinta y papel. Pero en otras ocasiones siento que no es así. Debo escribirla yo, así como se toma la pluma mágica que escribe la vida propia con la mano, y letra por letra el destino se nos amarra al pecho, como atado por ese Allah que nos cuelga un collar destino cuando nacemos y nos conforma tal cual somos. Igual puede ser que no exista ese destino escrito. Un maktub que quiere creerse la autoafirmación del pronunciar. No sé.
Si sé que la luz se hace más fuerte cuando se lleva mucho tiempo dentro de la cueva. Y que unos ojos pueden fácilmente dejarme ver la historia que he querido ir contando. Mi novela vive en estos días en sus ojos.  Ya todo es relativo cuando empezamos a mencionarle, si él me conoce de otra parte. Si la historia que ya tenemos escrita. Si la que hemos soñado se dice a sí misma y luego nos agrega a su guión de perlas y oro y tejidos. Todo es relativo, menos ésto que me emociona; poderme dormir saboreando la escena que me despertó el regreso a la novela. Como si el personaje fuera yo. 
Casi no hablo de ella porque siento que le falto al respeto, a "ella" al personaje eterno que me da permiso de conocer sus sueños, donde quizá vivo. Sin su historia mi vida no contaría nada. Hoy dormiré en un tejido nuevo en el pecho con una sonrisa de agradecimiento, y el dolorcillo en los dedos luego de haber escrito mucho. Es muy raro pero éstos días vuelve la sensación de ya haber vivido todo esto.
Nimiedades, laúdes, nada nuevo. Yakub
Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s