opuesto

Hoy frente al espejo la ví. Llena de una ya conocida felicidad rabiosa. Redonda, de color anaranjado. No conozco su música, me mira como si ya supiera de mi todo, todos los errores. La conozco, pero no alcanzo a recordar su nombre. Pero sé que es ella, hoy caminando tarde, de noche por la calle lo supe. Está cantando algo.
 
Sólo la vi ese instante. Luego lo olvidé, por eso no lo cuento.  Me voy bailando a mi mundo de desiertos donde no hay mujeres muertas, en donde los idiotas piensan que no hay vida, y yo digo; ¿no llamas vida a esa planta que soporta semanas sin el tacto de la lluvia? aquí dibujo corazones que sangran y dan vida a otros corazones, todos ellos fértiles. En esta casa de luz preparo mágicas rosas.
Desde aquí la miro reconocerme, lo observo, pero no diré nada nunca, voy a dejar que ella lo cuente.
 
 

                           

Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s