Y vuelve la burra (feliz) al trigo (orgánico)

Necesito decir esto. Es un breve mensaje para aquellos que gustan de sólo criticar lo que hacen otros. Sólo señalar ( sin conocer) y sólo ver las cosas negativas que se imaginan, en vez de atreverse a intentar hacer algo, por mínimo que sea para el bien común. ¿Por qué estamos aquí? Si nos ponemos filosóficos nunca vamos a saberlo.

Creo que si podemos ser empáticos y tenemos un lóbulo frontal que nos lo permite, si hemos alcanzado “la conciencia” por encima de otras especies ( no estoy convencida de eso ) posiblemente sea porque somos un animal social, y para vivir en sociedad nos necesitamos los unos a los otros, no importa lo depurada que sea su ideología y su capacidad de análisis, ya todo está dicho, nadie va a descubrir el hilo negro, ni a hacer arte nuevo ni a decir nada más sublime que todo lo anterior que se dijo ya. Me asquean los filósofos de sillón, los músicos que no salen de sus habitaciones, los pintores que sólo hacen arte para la gente rica. Me vomita el arte elitista, los discursos rebuscados, los adornitos intelectuales que sólo cubren corazones heridos.

¿Donde dejamos el verdadero sentido reivindicante del arte? ¿El humanismo resignado a su vaporizada actual espiritualidad? El propósito libertario de la expresión…

Veo personas sentadas en sus escritorios, alejadas del mundo, encerradas en sus casas convencidas de que la humanidad está yéndose al hoyo. Hay miles de justificaciones para esta actitud, miles de biblgiografías que poner como escudo ante cualquier tipo de cuestionamiento respecto a la pasividad. No se necesita ser un líder político ni social para transformar el mundo, resignificarlo, abrir puertas a la vida. No responsabilizo totalmente a estas personas (desencantadas del mundo que piensan que ser positivo es de mal gusto) de todos los males del mundo.

Ninguno de nosotros va a cambiar el mundo. Eso es un hecho, pero depende de la postura que adoptemos que si el mundo cambia, formemos o no parte de la transformación. Cambiar al mundo, cambiar al mundo… cambiemos nuestro propio mundo antes, y en ese proceso alquímico hallemos la luz de a deveras. La luz, será distinta para cada uno. La luz que encontré cuando salí de la tristeza venía de los ojos de las personas. Del potencial infinito de sus corazones. Si hoy estoy bien es gracias a muchos. Eso me hace pensar que si mi corazón despertó por otros corazones yo puedo continuar la cadena. Tengo bastante fe. Es fe, porque no estoy segura de qué hay al final, probablemente mis esfuerzos no sirvan. Pero lo repito, ya no vale la pena no intentarlo ni no tener fe. Apagar la esperanza es morirse en vida.

Despierto y leo el periódico. La filosofía y el arte son poderosos, no entiendo porqué no se levantan del sillón, salen del aula, pisan sus egos sobrealimentados y entienden de una buena vez que podrían transformar la realidad, más rápido, allá afuera, la tierra no va a esperarnos, ni la vida.  Tengan bonito fin de semana.

Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s