Struggle/Lucha

Hoy fui al supermercado. Como todas mis demás experiencias urbanas aburridas, en realidad no pasó nada fuera de lo común que valiera la pena que contara aquí. Sin embargo, por un momento mientras observaba a la gente que compraba sus cosas y caminaba por los pasillos buscando lo que fuera, tuve uno de “esos” momentos de revelación total y brutal que, la verdad, tengo casi diario.

Mi momento de revelación surge en cualquier momento, sobre todo en la calle. ¿Se han fijado en lo extraños que somos los seres humanos? si tuviéramos recuerdo de la NADA, de eso donde éramos lo que sea que hayamos sido antes de nacer, ahí en la nada absoluta, antes de nuestra conciencia no había cuerpos, ni cosas ni sujetos. Luego, somos seres humanos. Los seres humanos somos una especie animal HomoSapiens, de la familia Hominidae. (Si quieren más información, estudien Antropología, vean Wikkipedia u obsérvense a ustedes mismos).

Vivimos en éste planeta;

Y un día normal en una calle de la ciudad donde vivo es un concierto de ruidos de coches y una danza de ríos de personas que baila con los ríos de los coches bajo el aire contaminado. Esto posiblemente no les suene muy nuevo. Es bastante soso si lo miramos con ojos de “ser humano acostumbrado a ser ser humano”. Pero hoy de repente nos vi como si nunca antes hubiera visto seres humanos.

Empecé a imaginar que era un extraterrestre. (como pueden ver, me divierto mogollón con mi cerebro ocioso) Y este extraterrestre decía de la gente en el supermercado;

“Los seres humanos se mueven erguidos, y vienen a estos lugares a abastecerse de alimentos. Afuera en el mundo, hay millones de seres humanos muriendo de hambre, y aquí hay mucha comida almacenada. Las mujeres deben usar ropa ajustada que resalte las glándulas mamarias con que eventualmente, se supone que alimentan a sus hijos, también resaltan sus caderas, ya que los machos generalmente buscan una madre que procree y también sostenga a sus crías. Llevan miles de años obedeciendo a su instinto de procreación. Su instinto de procreación funciona gracias a que su cerebro está programado para sentir placer cada vez que se presenta una oportunidad de reproducirse. Sus cerebros accionan diversos estímulos, movimientos y acciones que les producen placer. Últimamente, descubrieron que podían tener tiempo libre y descanso si administraban su trabajo y sus bienes de manera distinta, e inventaron las clases sociales. Algunos piensan que son mejores que otros, porque durante su infancia no desarrollaron la capacidad de sentir empatía. Aunque no es su culpa, el sistema está diseñado para que se sientan separados. Algunos han estudiado el comportamiento de los homosapiens, y muchos han sucumbido al abismo al que sucumben todo; a la imagen, el velo, la fantasía, quedan atrapados en su ficción y hacen de su entendimiento una torre de babel, una “elegante” torre.

Hay personas cuyos estímulos del placer dependen solamente de eventos corporales, el sabor de la comida, las sensaciones químicas de sus cerebros, el placer sexual, el reposo, y el espejismo de que son valiosos, más valiosos que otros.  Algunos necesitan sentir que están vivos mediante ciertos riesgos, y crean grupos de personas obligadas a permanecer unidas gracias a contratos, para sentirse seguros. En realidad viven muchos espejismos, en los supermercados hay muchos homosapiens aburridos de sus vidas. (Sí, olvidaron que son una especie casi única y que su conciencia y su oportunidad de vivir en el planeta tierra es muy valiosa de por sí) Generalmente los homosapiens gustan de creer en aquello que se les dice. Algunos tratan de pensar por sí mismos, pero su sistema los pisotea, y no los comprende si no hasta muchos años después, o los llama artistas, o locos. Los homosapiens son una especie hermosa, que se empeña en ignorar su hermosura y en creer en todo aquello que se les dice que está bien. Les cuesta creer en ellos mismos, y muchos están tristes. Los homosapiens inventaron los supermercados, inventaron muchísimas cosas, y muy pocos, durante toda su historia sobre la tierra, han aprendido el placer de inventarse a sí mismos”.

Después de hacer este pequeño ejercicio se me ocurrieron muchas cosas. Obviamente estoy influenciada por muchos eventos de los últimos días. Pero mirarme y mirarnos así me ayudó un poco a liberarme. Eso y tener tiempo para mi silencio, mi lectura y mi soledad con la lluvia.

Estoy confundida. La rutina de los últimos meses está asfixiando mi creatividad. Siento que puedo ser creativa de muchas formas, que hay que resolver problemas todos los días y que la imaginación es la única herramienta con la que cuento. Después de todo, nunca tomé clases de organización grupal, ni psicología aplicada ni nada de esas cosas que siento que hago a cada rato. Pero no escribo, no pinto, no bailo… hablo con muchas personas todo el tiempo. Me gusta ver sus rostros, sentir empatía muchas veces, predecir sus ánimos y sus palabras. Eso me emociona mucho y es muy nutritivo, pero a veces me cuesta dejar atrás mi costumbre de escribir para mi misma. De estar sola y escuchar música y bailar, y mirar los árboles y no pensar en otra cosa que no sea “qué extraño es éste planeta”. Muchas veces me siento desconectada de la gente que me rodea. Nunca me emocionó el fútbol, ni el alcohol, ni las drogas, me cuesta divertirme si hay mucho ruido… el punto es, que como siempre, no encuentro mi lugar. También pienso que tal vez, sólo soy una inconforme eterna que nunca estará satisfecha.

He conocido personas maravillosas y sólo puedo cruzar con ellas a penas unos minutos de palabras. Y es todo, hago tantas cosas sólo en la superficie que le pierdo el sentido a todo, y sueño con una vida más quieta y de cosas sencillas más pequeñas. No voy a cambiar al mundo (aunque sea el deseo más profundo que tengo desde siempre) pero me resisto ME RESISTO! a traicionar mis principios, y a volverme sumisa a las exigencias externas cuando ni siquiera soy capaz de ser lo suficientemente valiente como para hacer lo que me dicta el corazón.

La experiencia de vida no puede explicarse con palabras, y dudo mucho de ellas. Dudo de todas nuestras ficciones y nuestra comprensión. Cuando tenemos que hacer a un lado nuestro sueño, para luchar por un sueño común a otros, aparece un conflicto. Ese es mi problema ahora,  ¿Qué pasa si de pronto cambiamos? diré algo dramático; si cambio para agradar a otros no estaré siendo sincera. Generalmente tengo fe en lo que hago, cuando pierdo la fe, me alejo. No quiero llegar al punto en el que para sostener un sueño, no tengo otra opción más que alimentar al monstruo contra el que me erguía. Volverme sumisa, olvidar las raíces, el respeto a la vida. Miro al mundo como miro en los supermercados; estamos sumergidos en un montón de tonterías, se nos va la vida soñando con cosas sin importancia, con sueños de plástico. Acabamos por ser incapaces de asombrarnos de la sonrisa de las personas, de las nubes, el agua, todas esas cosas, la madre tierra, la abuela mar, el padre sol, que nos miran como las madres y las abuelas miran a sus hijos; inmaduros, apenas creciendo, tropezando mientras se aprende.

“We must let go of the life we have planned, so as to accept the one that is waiting for us. ”
Joseph Campbell 

Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s