Así

No existe la verdad de las palabras, existen las nubes pasajeras, la música del cielo, mirar el mundo. No existía esa voz mágica que llega de repente y toma tu garganta por el cuello, y se enreda a tu pluma y te devuelve tu poesía perdida. Regreso al puerto por donde me fui al mar de lo concreto, y le temo a las torres de los versos y al verbo futuro. Dejo encima del tiempo un ruido frágil. Mi único sonido sincero; un corazón que llora y que envejece, y  me dice; ¿lo ves? de esto se trata el tiempo encima de tu ser. De deshacerse, la vida duele, de sangrar encima de la tierra, cada mes, para salvarte. Eso no es todo lo que tengo que decir. Pero sería imprudente abrir la jaula, y dejar escaparse a las historias, volando por el suelo, -pues es la tierra y la carne el aire del destino de un poeta- sería imprudente y no puedo. Apenas pude recordar cómo volver al fondo, atravesar los bordes rosados de la puerta, sumarme al hueco de mi propia carne y encontrarlo. Para regresar, -siempre lo supe-, había que dejar afuera la razón, sacudir el cuerpo de pudores, y saludar de nuevo a la locura, al doloroso obsequio de las musas.

Anuncios

Un comentario en “Así

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s