¿qué?

Cosas inesperadas suceden. Un día te levantas y te sientes distinto, como si por la noche alguien hubiera venido a destaparte, te hubiera abierto el pecho, tu hubiera sacado el corazón, lo hubiera limpiado, y te hubiera puesto uno nuevo. Normalmente soy un ser rencoroso, pero también he visto, que conforme pasa el tiempo olvido más rápido.

Soñé que había un ángel que venía a ponerme un dedo en la boca, y me hacía olvidar. Ciertas cosas ya no parecen importantes, personas, momentos. Algunos grandes amores parecen pequeños errores de un corazón infantil.

Cuando ya no sirve, la mayonesa debe tirarse a la basura. Sólo que a veces el drama nos ayuda a ser creativos, y a conectarnos con una parte de nosotros que generalmente no escuchamos. Esto es, (y aquí viene mi mini sermón) porque la sociedad de hoy APESTA. (jaja nunca cambio) sí, apesta porque por un lado una FILOSOFÍA BARATA comercial nos dice que para ser productivos, efectivos, y funcionales, debemos estar BIEN, estar FELICES, contentos, activos, sonrientes, yendo a fiestas comprando, saliendo haciendo muchas cosas. Por otro lado otra FILOSOFÍA BARATA muy de moda entre los hipis newageros, nos dice que tenemos que aceptar las cosas y hacer como si no pasa nada, (osea reprimir todo) y al final las dos cosas son lo mismo; NEGAR el dolor, huír del drama (a veces necesario a veces no) y tener siempre una cara sonriente a pesar de todo. Pues, yo creo que la vida no es así. La historia nos enseña que siempre hay una ley que nos dice cómo debemos ser. Siempre hay algo que nos hace sentir que estamos desobedeciendo al orden en que las cosas necesitan ser, ¿qué mierda es esa? si el ser humano es humano precisamente por sus posibilidades infinitas, ¿cómo dentro de lo infinito podemos establecer un parámetro de lo que está bien y mal que sintamos? ¡Por qué está mal sentirnos mal?

Hace poco encontré esto que confirma muchas de las intuiciones que he tenido respecto a cómo la sociedad nos dice que debemos sentirnos. Un día, inventamos la palabra melancolía, otro día inventamos la palabra tristeza, otro día la enfermedad (como muchas de las enfermedades) de la depresión. Cuando sólo somos seres humanos con emociones subjetivas, todas distintas, y todos tenemos el DERECHO DE ESTAR TRISTES. Y además, dentro de las exigencias acerca de cómo debemso sentirnos está la regla social que dicta; los hombres no lloran, las mujeres sí, los hombres que lloran son maricas, las mujeres que vivimos nuestras emociones somos “histéricas” psycho” etc etc etc… El punto es que siempre tenemos un parámetro para todo, cuando no entendemos, o no queremos sentir, nombramos, atrapamos la experiencia en un concepto, así como atrapamos a las aves y las mariposas en una jaula porque nos asusta su libertad.

Es curioso, si nuestras posibilidades emotivas son infinitas, puesto que sentimos en tanto que nos relacionamos como individuos con el mundo, y cada uno somos un universo distinto, cada emoción a cada momento es distinta también. No podemos englobar nuestras posibilidades afectivas sólo en “buenas y malas” positivas y negativas, se siente bien, se siente mal. Está loco o está sano. Somos cada uno una promesa al infinito, encerrar el potencial del corazón, catalogarlo, etiquetarlo, sólo es un síntoma del miedo que nos provoca el salto al vacío que dimos teniendo una conciencia. Sí, ayer lo escribía, vivimos muchos al borde de neustra propia vida, con miedo a ser quienes somos y sentir lo que podemos sentir. Pero no está tan mal. Llorar, sentir que nos rompemos, abrirnos a la experiencia, después de todo vivir las emociones no está tan mal, o al menos no es peor que pretender estar siempre bien, siempre “tranquilos” sanos, contentos, felices, festejando, bailando, pensando que está mal sentir, que es locura y que la locura está mal. Aunue es normal si la sociedad nos dice que todo eso que ella no quiere ver ni aceptar, es demencia.

Posiblemente mi locura me hace hoy, olvidar muchas cosas, sentir que estoy en otro universo, y que lo que me lastimaba de repente perdió fuerza, está lejos, se terminó. Y la misma locura seguramente, me hace crear, bailar, leer como una loca, enamorarme otra vez como una loca, escribir obsesivamente, vivir con un poquito más de intensidad, digan lo que digan, le asuste a quien le asuste.

BU!

Anuncios

Un comentario en “¿qué?

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s