27

Cuando era niña, pensaba que a los 27 estaría casada, con una carrera terminada y un trabajo estable en alguna oficina. Pensaba que usaría tacones y maquillaje y sería seria y formal como yo pensaba, todos esperaban.

Ahora que tengo 27 años, que no cumplí ninguno de esos sueños, y que no sé usar tacones, me siento terriblemente y monstruosamente feliz de haber podido romper algunas reglas, y haberme sorprendido a mí misma buscando la libertad para ser quien quiera que soy.

Probablemente nunca había sentido tener os ojos tan abiertos, el corazón tan despierto, y la mente tan alerta como ahora, y eso que sé que me falta todo el camino por recorrer. Supongo que he aprendido cosas, y de todas, creo que no podría hacer un resumen, pero sí sé con certeza que el valor de la vida no está en el dinero, sino en el amor que podemos dar, y en el amor que podemos hacer germinar, cuidar, y ver crecer. Y sé que es mejor tener humildad para ver el mundo como un escenario asombroso y lleno de posibilidades, que mirarlo con ojos pretenciosos que piensan que lo entienden y lo saben todo. También he aprendido que hay una felicidad infinita en la vida sencilla, y en las cosas pequeñas, los ojos de los seres humanos, las manos pequeñitas de los niños, los árboles que bailan con el tiempo, la experiencia de tener un cuerpo, la música como puerta luminosa, una tarde de risas con amigos, y sentir después de una gran tormenta, el corazón lleno de PAZ.

-Quisiera que un poco de la paz que siento pudieran sentirla otros, no hacia mí sino hacia ellos mismos. Eso me dijo mi madre en la mañana, desperté con el amor de mis papás como abrazo dulce. Pasé unos días hermosos con algunos amigos el fin de semana, y en compañía de una energía muy luminosa durante un experimento de sembradores que hubo ayer. El sábado fui al 15O, y encontré muchos muchos amigos ahí. Aunque hay muchos enredos de corrupción y odio, guerra, y dolor en tantos corazones, cada día encuentro más razones para tener fe. Como si a través de todos los que queremos y creemos que un mundo mejor es posible, hablara una energía luminosa positiva vital muy poderosa.

Por eso no creo en los líderes, si avanzamos juntos, (siempre lo he dicho) podemos crecer de verdad. Avanzar solos no lleva a ningún lado. La felicidad, el conocimiento, si no se comparten no sirven para nada.

A veces veo a jóvenes y a niños llenos de talento y sueños y una fuerza gigantesca, y sé que ellos mismos no la han descubierto, y me pregunto por qué rayos seguimos yendo a las escuelas!!?? Pero bueno, no a todos, la educación les come el corazón. Sólo que eso me hace pensar en la lucha que hacemos todos los días. ¿Cómo solucionar los problemas del mundo? Quién sabe!! pero si podemos alguna vez, servir de espejo para otro, y ayudar un poco para que vea en sí mismo todo su potencial, creo que habremos hecho un trabajo enorme, inigualable. Como mi amiga Valeria cuyos ojos interiores me ayudaron a encontrar los míos. Y todas esas personas que me han hecho crecer con sus palabras comprensivas y su cariño.

Y por todo esto que digo, pienso que podemos aprender a ser amables siempre, honestos y cuidadosos con el otro. Nunca sabes cuando una sonrisa o unas palabras de aliento pueden cambiar una vida. Todos los momentos son terrenos fértiles para construir un nuevo mundo.

Feliz cumpleaños a mi!!!! jaja

Anuncios

Un comentario en “27

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s