El círculo

El otoño llegó ayer. Ha sido un verano vertiginoso que se llevó algunas plantas del jardín, viejos adornos de las paredes se han caído. Ahora hay mucha luz y paredes blancas nuevas que llenar. El verano se llevó viejos rostros donde el reflejo mutuo se detuvo y trajo un corazón de superficie lisa y brillante. Entre las cosas nuevas hay una pequeña reflexión que no sé si sea políticamente correcta y tampoco sé si sea la fórmula para salvar el mundo, pero es algo que el corazón necesita. Paz, luz, aire fresco y un micro-mundo que admirar, y por el cual se puede agradecer también. En medio de tanto por lo cual podemos preocuparnos, un descanso de unos minutos es bien recibido. En el otoño los seres vivos se preparan para el invierno, yo tengo el corazón hoy más que nunca, cada vez más rojo.

 

 

Algo alegre                         Algo tranquilo

Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s