¡Auxilio! Soy un proyecto autogestivo… y trabajo con personas

Desde peleitas, affairs amorosos, acosos, bullying, falta de reconocimiento ¡y más! tu proyecto puede venirse abajo fácilmente si los ingredientes principales (las personas) no tienen canales de participación y distensión  definidos. Suena muy pinky y cerebro, pero ¿para qué correr riesgos? ¡El trabajo tiene que ser placentero! Y el displacer bien puede prevenirse.

Después de una Cooperativa y de participar los últimos cuatro años en diferentes grupos  laborales y de mera participación civil algunas cosas han transformado mi forma de entender el mundo del trabajo desde adentro: desde las más profundas e inverosímiles rasgaduras de la putrefacta naturaleza gorilezca. Hay mucho qué decir al respecto, y es un tema tan basto como la complejidad humana, pero es fundamental abordarlo si se participa en un proyecto autogestivo.

Algunas prácticas aparentemente necesarias para la salud financiera de una empresa no son nadadream-job saludables para la salud física ni emocional de sus empleados, sin embargo, dado que se trata de empleados que a cambio de un sueldo seguro dejan de lado su voz y su voto, no siempre puede hacerse algo al respecto del propio bienestar laboral. En cambio, los proyectos autogestivos, aquellos que intentamos de manera ingenua -o sabia- cambiar el mundo, tenemos que tomar las riendas de las situaciones, crear planes de negocios, estrategias de publicidad, programas de impulso de proyectos internos, y en algunas ocasiones, incluso programas de mejoramiento de ambiente laboral. Estar fuera del ojo vigilante de un jefe y tomar las riendas de una empresa parece tarea fácil, normalmente pensamos que dado que somos libres de construir las reglas bajo las cuales nos adscribimos como grupo, el quehacer laboral estará plagado de momentos idílicos y llenos de florecitas y martinis, pero créanme, no siempre sabemos que lo que pensamos que es nuestra mayor fortaleza también puede convertirse en la peor debilidad. Muchos proyectos se han venido abajo por la pésima gestión del personal, o por peleas internas entre los participantes.

Más chisme por acá….

El punto es que si queremos cambiar el mundo debemos estar listos para ser efectivos, y lograr ser efectivos requiere que nos anticipemos a los problemas que podrían debilitar nuestros proyectos. La experiencia tortuosa y placentera que he tenido en hoteles, spas, escuelas, cooperativas, grupos de trabajo gratuito o remunerado, colectivos de arte, activismo  y medio ambiente e incluso medios digitales y algunos grupos de educación popular me han ayudado a identificar ciertas áreas que resultan muy arriesgadas si no se atienden. Actualmente trabajo en la consolidación formal de algunos equipos y es hora de poner en práctica esto que en las siguientes lineas suena tan dulce. ¡Joder! ¿Lo lograremos?

Ambiente laboral interno

Cuando uno inicia un proyecto con amigos o conocidos imagina que será más sencilla la convivencia que la que habría entre los compañeros desconocidos de una oficina. Imaginamos que la oficina será un jardín de flores y música y cervezas y risas sin fin. Desafortunadamente no es así. En cuanto llegan las responsabilidades y los compromisos nunca falta el granito en el arroz que llega tarde, cancela su asistencia, o no cumple con las tareas. Esto es de humanos, y uno puede aprender a ser responsable y elegir colegas responsables, sin embargo, cuando no se trata de los típicos errores infantiles, la convivencia en la vida cotidiana nos hace querer estrangular al de al lado y aventarle una cajita de post its al de enfrente.

4-ways-to-prevent-office-bullies

No siempre es sencillo convivir, algunos hacen uso exagerado del castigo, el chantaje, y hasta el polémico Bullying, y no se dan cuenta de ello hasta que ya hay un grave problema y muchos malos ratos atrás. Cuando trabajas en equipo necesitas aprender a ser asertivo, cumplir con los compromisos y apoyar a los demás de manera equilibrada, expresarte con claridad y ser realista con tus posibilidades, ser amable y aprender a hacer observaciones en momentos adecuados y de maneras constructivas, y sobre todo, antes de mirar el error del otro, examinar la propia situación sin justificarte y asumir tu parte de responsabilidad en el conflicto, entre otras cosas. No sólo se trata de esquivar los conflictos y de resolverlos cuando llegan, también se trata de actuar premeditadamente y construir relaciones sanas y canales de comunicación emocional eficientes  en el equipo de trabajo. Actividades lúdicas, viajes, deportes, y demás cosas que se pueden hacer para reforzar los lazos internos son de mucha ayuda. Yo que soy un nerd lo veo como un obligado, algunos quizás lo hagan naturalmente, pero tenerlo en cuenta es muy útil.

Tolerancia

El compañero de trabajo, así como el cliente, es un ser humano. Gran revelación. No podemos explotar cada vez que la compañera X deje un plato sucio, o cada vez que algo pequeño falle. También hay momentos y maneras de hacer observaciones, y antes de reclamar a un colega algo acerca de su desempeño, habrá que preguntarse primero si él ha recibido la capacitación necesaria para realizar el trabajo, si tiene los elementos y las capacidades suficientes y si responde de manera coherente a las instrucciones. Si tu compañero falla una o dos veces hay maneras de hacerlo darse cuenta para que mejore office-bullyél y la empresa o el colectivo. Si falla cinco veces y sigue teniendo el mismo puesto y las mismas responabilidades, quizá sea momento de ir a ver si hemos diseñado un reglamento que nos permita prescindir de formas amables de personas que no cumplen con el trabajo que se les asigna. La tolerancia es importante, pero los mecanismos de depuración de personal también, en un mundo de adultos, si hay avisos, capacitaciones, observaciones consejos y control, y el error persiste, entonces quien falla es quien permite que una persona incapaz de trabajar como se espera forme parte de un proyecto. No son cuestiones personales sino mecanismos eficientes.

Reconocimiento del trabajo

Seguro les ha pasado que trabajan para alguna empresa, o incluso dentro de la escuela existe una tarea que un día hacemos con mucho esfuerzo y dedicación. Tampoco siempre que trabajamos muy duro y con toda la disposición en una o varias tareas  necesariamente esperamos que los otros reconozcan lo que hacemos. Generalmente si hacemos algo muy bien es porque nos gusta, por eso es importante encontrar empleos que resulten vitales por sí mismos más que por la remuneración (que llega cuando se hacen las cosas bien). También sucede que  el equipo puede no reconocer los esfuerzos pero el público o los clientes sí lo hacen, y eso nos llena de satisfacción, pero no es lo mismo cuando el proyecto al que le dedicas tu energía reconoce abiertamente lo que haces y cuánto vales para él.

Yo pienso que absolutamente todos los esfuerzos que se realizan dentro de un proyecto son valiosos, por muy pequeños que parezcan. Cuando conoces de fondo la serie de procesos, mecanismos, protocolos, y formas de administrar que hay detrás de un producto o un servicio, te das cuenta de lo valioso que es cada uno de los eslabones en la cadena. Si lo vemos desde un punto de vista espiritual, materialista o más subjetivo, de cierta forma todo lo que nos rodea ha sido hecho por alguien.

Caer en la cuenta de esto te ayuda a darte cuenta de lo importante que es, dentro de una empresa, tanto quien lava un plato como quien genera un plan de negocios. pi21753666Es verdad que no todas las tareas requieren del mismo grado de preparación, pero si existen distintos procesos productivos dentro de tu proyecto, te darás cuenta de que todos son parte importante del rompecabezas. Trabajar con esta conciencia nos ayuda a poner más empeño y alegría incluso, en cada una de las cosas que hacemos. Reconocer el trabajo de los otros no opaca el propio desempeño, sino que nos dota de la capacidad de otorgarle mayor importancia a las cosas que ofrecemos como trabajo, por pequeñas que éstas sean. Pero cuando el esfuerzo, incluso el pequeño,  no es reconocido, es más probable que el trabajador pierda el ánimo, y el desánimo es contagioso.

Convocatorias

Esto es para todos los tipos de personas que forman parte de nuestras empresas. Los de adentro y los que vienen de fuera. Las grandes empresas que llevan años funcionando y siendo exitosas (esas horribles y monstruosas cerdas capitalistas) y saben cómo tratar bien a las personas, lo estudian, lo planifican, diseñan formas de llevarlo a cabo y crean maneras impresionantes para capitalizarlo.

En este caso no quiero hablar en términos financieros (aunque ay de nosotros si no aprendemos a sobrevivir como proyecto autogestivo de manera sostenible) sino en términos humanos. Por muy cursi y new age que suene: “Tus trabajadores y tus clientes son seres humanos”. Creo que algún día lo entenderemos.

Si convocas a tus conocidos a un evento, fiesta, lugar de trabajo, no estamos hablando de seres simples600-01195616 que llegan, toman y se van. (Aunque de que los hay los hay) Cuando convocas a la gente a que ayude en una causa, que compre un producto, que “te dé like”, estás invitando a seres complejos a una cuestión específica, por lo tanto debes tener en cuenta que 1.- no es su obligación “llegar” “comprar” “clickear”. 2.-Si hacen cualquiera de esas cosas te hacen un gran favor, y seguramente tienen razones para hacerlo, 3.- Si va una vez y lo tratas mal, seguro nunca regresa.  Cuidado con la antipublicidad.

Si convocas tanto a una reunión de equipo, como a una gran fiesta de inauguración o de presentación, o convocas quien consuma tus productos, debes tener un plan específico para las personas que lleguen. Me ha tocado ver que vendedores o personas que originalmente deben atenderte de manera amable y servicial terminan tratándote muy mal porque no se dan abasto por la gran cantidad de cosas que deben atender al mismo tiempo, por ejemplo. El tiempo de la gente es muy valioso. Son pedazos de su vida que se quedan en las colas donde esperan información, detrás de la caja donde esperan para pagar, sentados en tu oficina mientras te tardas en cumplir con tu promesa de servicio. Sucede lo mismo con tus colegas. Si puedes reducir los tiempos de espera, hacer cortas y eficientes las reuniones, cumplir con todos y cada uno de los pequeños compromisos que adquieres, entonces estarás respetando el espacio temporal vital de los otros, cuando hagan lo mismo contigo estarás agradecido.

Seguimiento y canalización de visitantes

Llegó a pasar en alguno de los proyectos donde he trabajado que en una reunión de evaluación estamos una mesa directiva felices porque mucha gente vino a nuestro evento: “-Bueno, y, ¿los mails? ¿alguien se acuerda del chico que dijo que nos daría flyers gratis a cambio de dejarnos poner su publicidad aquí? -No.” Así que no había registros, sin embargo aprendimos, pero no lo suficiente: después hubo bases de datos de correos, pero ¡nadie les escribía! porque… no teníamos mucho qué contarles, porque los eventos salían a difusión tarde, porque el diseño salía un día antes, y así las cosas. Como dije AQUÍ, tampoco se trata de volvernos un spam acosador de clientes y visitantes, pero ayuda mucho tener una relación constante, aunque sea virtual con el público. Las personas no son recursos, prefiero pensar en ellas como posibilidades, son posibles consumidores, difusores, replicadores, y sobre todo, en la mayoría de los casos, cuando no se trata de locos acosadores, amigos. -Lo siento tenía que decirlo, soy una chica que ha sido acosada, oh, sufro mucho.. sí, lo que sea.

Aprendizaje

Es obvio que debemos aprender a cada momento, aunque algunas escuelas o las mismas instituciones nos hagan pensar que el aprendizaje se lleva a cabo sólo bajo ciertas circunstancias, nunca dejamos de aprender. Sea cual sea el giro del proyecto, artístico, comercial, publicitario o social, las cosas nuevas a las que nos enfrentamos cuando emprendemos algo de manera autónoma son casi infinitas. Hay quienes ante la posibilidad de la acción dicen “yo no sé hacerlo”, y hay otros quienes dicen, “yo no sé hacerlo pero quiero aprender”. Siempre requeriremos de la asesoría y la participación de expertos en distintas áreas, pero tener una actitud abierta ante lo que podemos aprender, desde cómo usar un software, pasando por algo de finanzas, diseño, algún trabajo manual, o el mismo diseño de un organigrama de puestos y  operaciones, si bien son tareas que requerirán de tiempo para ser comprendidas y dominadas, el acercamiento a temas nuevos nos hará más ágiles en la asimilación de muchos aspectos relacionados con nuestro proyecto. El trabajo en equipo es un fenómeno que requiere de esfuerzo y del desarrollo de una actitud de tolerancia y apertura al aprendizaje. Definitivamente un carácter abierto y asertivo facilitará las cosas, pero si en principio no se cuenta con él, se recomienda considerar desarrollarlo, todos somos piedras preciosas en proceso de pulido.

El placer

Seguramente muchos hemos trabajado haciendo cosas que no amamos. Yo he cuidado niños, he sido mesera, animadora, bailarina, maestra de idiomas, pinche de cocina gigante, maestra de danza contemporánea, recepcionista, actriz, instructora de yoga, asistente personal, asesora, coordinadora de eventos y de espacios, he paseado perros, he sido modelo y he trabajado en mis propias empresas. He lavado platos, servido cafés, abierto puertas, lavado baños, publicado e investigado, corregido textos, redactado documentos importantes, hecho presentaciones, he hecho artesanías para vender, he hablado en público, trabajado con grupos de personas y organizado campañas ambientales y de protesta. Todo, absolutamente todo me ha enseñado algo importante, y algo que he notado que determina la calidad y el impacto del trabajo que hacemos es el placer.

Podemos sentir placer por barrer el piso del centro cultural que hemos ayudado a inaugurar, y también sentir placer por ganar una beca que nos reconoce alguna habilidad profesional. Podemos sentir placer dibujando, cuidando plantas, estando en contacto con las personas, o los niños, dando clases, escribiendo, cuidando de otros y prestándoles alguna clase de servicio. El gran problema que he encontrado en muchos espacios es que vemos al trabajo como una obligación y no nos damos cuenta de que probablemente lo más importante que hay en él no tiene siquiera un valor establecido. Las cosas que hacemos estando concientes de que nuestra labor habita el tiempo de nuestra VIDA, -y no un número que se ve reflejado en el banco y en las cosas materiales-, se quedan registradas como experiencias enriquecedoras que permean el resto de nuestros días.  No es sencillo hallar un trabajo que nos permita vivir plenamente con todas las comodidades que nos gustaría poseer en el presente o en el futuro, pero vale la pena intentar inventarnos uno.

¿trabajo vital?
¿trabajo vital?

Si trabajas con muchas personas y asumes que cada una de ellas tiene una historia de vida en donde hay amores, sueños, objetivos, y expectativas que son igual de valiosas que las tuyas, tu trabajo se potencializa, y no hablo en términos new age, hay estudios de ambiente laboral que demuestran que el ambiente dentro de una empresa determina la efectividad de los empleados.

Salgamos del lenguaje administrativo que nos hace pensar sólo en dinero; el ambiente psicológico y emocional dentro de una empresa determina la calidad de vida de los empleados porque producen más, y producen mejor, y no están “gastando” su tiempo, “comprando” una mejor calidad de vida con sus ganancias.

Están ganando vitalidad, invirtiendo su energía en generar, en el caso de la mayoría de los proyectos autogestivos, una mejor calidad de vida para todos. Invertir en seres humanos necesariamente generará ganancias para ellos. Es algo que muchas disciplinas, sobre todo económicas y administrativas olvidan.

Espero les sea de utilidad. Ahora un cómic chusco:

boss2

También puedes leer sobre llamadas de auxilio en internet aquí: http://isadorabonilla.com/2013/02/28/auxilio-soy-un-proyecto-autogestivo-y-uso-las-redes-sociales/

Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s