Advertencia: el siguiente post carece de sentido.

watch?v=seNLGODY_ew

Se requiere de cambios, tienes que ser distinto a lo que ya eres, aseguran: concreción, solidez, luminosidad, ¡cambia!. Vendrán a decirnos que debemos ser buenas personas -en todo el sentido de la palabra. El espejo dirá que tenemos nuevas arrugas, que nos sobra un poco de resentimiento, que aquél luce mejor que tú. De fuera las casas se ven distintas, dentro de ellas, las verdaderas historias habitan en silencio. Pero debes ser una buena persona, debes ser alguien relajado, la felicidad en un mundo lleno de imperativos es un deber. La luz, la de la ventana, la obligada, por más que resulte ligera, que por fuera aparente claridad, puede llegar a pesarte en la espalda. ¿Y si no eres feliz? ¿Y si no se te da la gana creer la envoltura del empaque y decides mirar por tí mismo qué hay adentro? Haces mal. No importa, el espejo solamente dice lo que su limpieza es capaz de enunciar. Pero por otro lado, si te sientes feliz, quizá sea mejor aparentar no estarlo. No todos los ojos resisten, no hagas mal.

Debes estar limpio de rencores, malos pensamientos, desorden, caos, incertidumbre. Debes ser luminoso, debes responder si se te pregunta algo, jugar al infinito diálogo con el universo. Pronunciar, decirte, tomar posturas. Debes albergar solamente un tipo de sentimientos, los deseos, todos en fila, han de llevar un trazo constante, como un ejército de voces que le dan forma al mundo con su paso marcial.

Debes ser lo que otros esperan que seas. Sentir como te dicen que debes sentir. Formar parte del bando de los buenos, de los protagonistas que contra viento y marea lo superan todo y al final ganan un sentido de vida que parece haber salido de una película. Si nos gusta lo que tenemos alrededor aplaudiremos al guionista. Siempre los otros, lo que llamas sombras, te darán forma como si fueras una pieza de cerámica, el villano, tu enemigo, el que cometió -ése- error, se convierte en las manos que te dejan ser una vasija, un vaso, un plato que no se parece a su creador.

Y si te vuelves una creación mítica, el negativo del sueño de otro, si vives en función de -sus- creaciones, entonces serás creación suya. Te guste o no. Entre más huyes de la sombra, la noche, la oscuridad, y niegues tu noche-más-negra-que-la-noche, la nígredo, más cerca estás de perpetuar el juego que intentas contrarrestar. Dime, querido ángel, ¿eres tan bueno que has podido dejar de mirar en los demás espejos, sombras? En un extraño caso de iluminación, en donde ves el mundo tal-cual-es, eres capaz de notar en el corazón del otro una espina, una mancha, un hueco, un terrible error y ahí reconoces que  tú, no, eres, así.

Es un juego sin duda macabro. Como si te vendieran el deseo de la perfección del alma, y tu orgullo te llevara directo a tomar la flor delicada hecha de diamantes, porque lo que quieres, más que nada, es ser el espejo más limpio de todo el salón de los espejos. Ahí estamos, frente al reflejo, sufriendo porque el brillo era tan fuerte que nos hizo unos añicos en la esquina inferior derecha. Ahora que el brillo nos ha hecho a los ojos, los ojos que nos formaron los otros en las cuencas, y en los de los otros, hermosos. Tan hermoso que dueles a los otros, tanto que te lastimas solo. Corre, de todas formas, solo o acompañado, siempre llegarás a tu lado.

Anuncios

Un comentario en “

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s