“D” de Disciplina

-Abecedario del ennui

La disciplina no me parece algo aburrido. Empecé este abecedario sobre lo aburrido porque había llegado a un momento de tremendo aburrimiento con la mayor parte de las cosas que me gustaban, pero luego de revsiarlas de nuevo y re pensarlas me di cuenta de que ya no son tedio. Sin embargo, lo han sido, y el tedio es ahora uno de los temas que más me apasionan, el tedio es la contraparte de la pasión, por lo tanto forma parte de ella, vale la pena apasionarse por el tedio. Creo.

“And in my mind
In the faraway here and now
I’ve become in control somehow
And I never lose my wallet
Because I will be the picture of of discipline
Never fucking up anything”

Amanda Palmer

Me ha pasado que me descubro viviendo la vida desde un estadío grisáceo. Caigo poco a poco en los agujeros grises que tanto critico de la vida… y me vuelvo el ser que tanto temo ser. En realidad ahora me doy cuenta de que mi crítica a la piel de asfalto estaba sustentándose en mi propio padecimiento del tedio, pero entonces parecía que un halo gris que yo relacionaba con las ciudades se iba apoderando poco a poco de la pasión de las personas, a través de los trabajos aburridos, las rutinas de producción, educación, relaciones humanas. Salía a la calle y no miraba más que un debe ser caminando en los pies de millones de personas. Un deber ser gris, homogéneo, que cobraba fuerza conforme nos arremolinabamos en los ríos de gente del metro, de las avenidas y los teatros.

La belleza se encuentra en los ojos de quien la mira, dicen. El mundo pueder ser un lugar gris, de cemento, pero también se vuelve otras cosas, a veces sus matices dependen de lo que nosotros ponemos en nuestros lentes. En esta ocasión mis lentes tienen nuevos filtros. Y mucho del brillo que hoy encuentro en las cosas depende de algo que algunas veces encontramos aburrido. Es algo que se nos enseña a integrar en la vida de forma obligatoria, para algunos: muchos lo hemos rechazado la mayor parte de nuestra vida, y se nos denomina dispersos o con déficit de atención. La disciplina parece tener que ver con la capacidad de mantener una línea de acción sin importar la motivación que se tenga para realizar cosas. Como si se tratara de una dicotomía, el placer y la disciplina se nos ofrecen como dos posibilidades desde distintos aparadores y no existe posibilidad de unirlos o de tomarlos a ambos al mismo tiempo.

Aprendí sobre la disciplina cuando había que lavarse los dientes todas las noches. Sentarse bien a la hora de comer. Levantarse temprano, hacer la tarea, obedecer a los mayores… luego vino la danza, y ahí la disciplina se sentía en los huesos y en los músculos, hasta en los gestos debía notarse el autocontrol y la seguridad. Luego vinieron los problemas en la universidad, donde la disciplina era aprender ciertas cosas en el momento y a la hora que estaba previsto. Qué dificil era para mi… leer sobre los trovadores cuando quería leer sobre los románticos, y luego al revés, y escribir sobre los griegos cuano mi pasión estaba en medio oriente. Al final hice lo que quise cuando quise, y terminé leyendo sobre lo mismo pero en los momentos en los que tuve ganas de hacerlo. Es un tema aparte, ya no maquino planes sicóticos en donde invento un nuevo modelo educativo y boicoteo las escuelas… ya casi tengo treinta años y las ganas de cambiar el mundo se desinflan cuando uno se da cuenta de la energía que debe poner en cambiarse o aceptarse a uno mismo antes que a los otros. (Igual el mundo va cambiar, se meta mano o no).

Pensar que la disciplina debía venir de afuera y tenía que ver con cumplir requisitos y exigencias sociales me volvió amargada y y frustrada. Las otras cosas que no tenían que ver con exigencias y deberes sino con placer, las que había que ir construyendo poco a poco con buenos cimientos y mucho aprendizaje también necesitaban disciplina. Se necesita disciplina para volverse un arquitecto de la propia vida, no importa lo que quiera hacerse, una construcción requiere de planes y métodos. Algunos los aprenden en la escuela, otros no. Cuando leí sobre anarquismo me di cuenta de que sólo era posible con autodisciplina. ¿Nadie gobierna a nadie? No, porque todos se gobiernan a sí mismos.

Cuando empecé a trabajar en equipos y colectivos me di cuenta de lo importante que era la disciplina. Conocí a anarquistas de teoría que llegaban siempre tarde a las reuniones y nunca cumplían con su trabajo. A librepensadores que defendían su derecho de libertad y aventura por encima del derecho de los otros a acceder a las mismas oportunidades. Y en general en el discurso y en la práctica, veo que  la falta de disciplina se ha vuelto un cáncer de muchos grupos de jóvenes que se oponen a los mecanismos que operan en el mundo.

No nos entusiasma la disciplina, y quizá entiendo por qué.

Tendemos a pensar que el orden, la organización y el éxito son conceptos que ha adoptado el imaginario empresarial. Y es así, cuando yo escucho la palabra emprendedor y encuentro que las herramientas de operación y de gestión de recursos organizativos tienen nombres en inglés siento el estómago revuelto. ¿Por que la estrategia puede pertenecer sólo a las grandes empresas? ¿Por qué los grandes cambios que esperamos ver en el mundo no reciben la misma cantidad de tiempo y esfuerzo que otros proyectos en la vida cotidiana? ¿Sólo el dinero puede motivarnos a ser puntuales y cumplidores?

Uno de los maestros más importantes que he tenido me enseñó que el trabajo revolucionario necesita orden y disciplina. Antes de él, no había visto en vivo los resultados de ese discurso. Había oído de estudiantes academizados que la anarquía requiere de autodisciplina, pero no vi a ninguno de ellos adherirse a ninguno de sus conceptos, ni representarlo en la práctica.

No soy un ente ultra disciplinado, ni todo me sale bien. Pero en los últimos meses he notado con mucha emoción cómo la disciplina va forjando nuevos tipos de alianzas y nuevos tipos de productos. Acaba de pasar el taller de Laboratekio y salió casi a la perfección. Todos esos pequeños detalles que cuidamos funcionaron, hubo puntualidad, cronómetros, muchos elementos en el tablero y mucha alegría al final del día. Me habían dejado de emocionar los proyectos colectivos cuando veía cómo el micrófono y el discurso iban siempre comiéndose el tiempo dejando en segundo lugar el trabajo. Ahora me siento feliz de haberme reunido con más personas bajo la consigna de trabajar. Al final del día hay más ánimo cuando vemos las cosas que se han construido y nos sentimos cansados, pero confiamos más en los otros y en nosotros mismos.

Tendía a pensar que el discurso iba antes que la acción y que el aprendizaje era mental. Ahora estoy segura de que debemos comunicar mientras trabajamos, no antes ni después. En el acto creativo, en despertar temprano, llegar a tiempo, desvelarse terminando un trabajo, está el amor por el prójimo y todas esas cosas lindas que nos encanta repetir. Probablemente este post está desorganizado, es sábado, estoy en mi isla de café y lluvia dejando que el fin de semana haga su trabajo de relajación antes del ajetreo de la próxima semana, y no estoy pensando en disciplina ni puntualidad. Estoy pensando en cama y comida.

Esto es probablemente mucho choro. Acabar esta serie abecedárica no es tan fácil y pronto cambiará el tipo de cosas que escribo y voy reportando aquí. Ahora vienen más talleres de más cosas y otros proyectos que espero hablen por sí mismos pronto. Mientras tanto, ya no me siento tan aburrida, muchos ríos corren en diversas dimensiones y ahora me agobia de nuevo la diversidad de voces (loca). Quería contar eso, que la disciplina me emociona, y me emociona verla en otros, porque augura cambios concretos y esos cambios se alimentan siempre de pasión.

Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s