El bloqueo de Insurgentes por Ayotzinapa me hizo caminar una hora

Llegué a la estación y antes de subir me dijeron que el Metrobus no estaba pasando más allá de Villa Olímpica, y que volvía a funcionar hasta Doctor Gálvez. OK. Llamo a la oficina y aviso, qué más da, trato de buscar vías alternativas, parece que los metros cercanos están cerrados. Uy, eso significa que tendré que caminar de Villa Olímpica a… osea cruzar CU.

¡Cruzar CU a pie! Y las señoras de tacón empezaron a entrar en pánico, (yo por eso no uso tacones y prefiero mis botas de todos los días) y los señores se enojaron y nos bajamos de la estación desorientados hacia la calle. ¿Compartir taxi? Pero si el paso está cerrado qué caso tiene moverse? Ni modo, ¿qué tan malo podía ser cruzar caminando esa zona? Me subí al camión, todas (en la zona de mujeres) llamábamos a alguien en una situación extraña de pánico por llegar tarde a un lugar. Yo estaba tranquila. Además pensaba, y le decía a mi compañera de asiento (siempre hago la plática con pasajeros para investigar el mundo) que tenían razón los chicos.

Es por Ayotzinapa. Hace unos meses, mientras me iba recuperando de los estragos ideológicos de un discurso tipo secta de noviolencia, todavía dudaba y me enojaba por acciones como cerrar calles. Eso hace que los señores, las señoras, los jóvenes que no leen tantas noticias, que no siempre hacen empatía con las víctimas de la violencia y la corrupción, no entiendan ese tipo de acciones, las condenen, se sientan víctimas de ellas y entonces cosas como bloqueos sólo afectan a los movimientos. Yo concordaba, “eso no sirve para nada”, luego la adultez, cosas feas de crecer como los trabajos de oficina, la renta, los deberes, le hacen a uno ver la vida social como algo lejano e inútil. Algo que estorba a nuestra rutina de gente que trabaja, que nos hace llegar tarde a las citas, que nos pega en pequeñas partes de la vida.

Pero después de Ayotzinapa, de saber de las fosas, unas tras otra, de leer tanto sobre narcotráfico, niveles exagerados de corrupción, y de ver mi vida andando hacia delante, mi rutina consolidada, mis proyectos andando, mientras bajaba de la estación para iniciar el recorrido que tenía que hacer a pie, pensé que yo perdía una hora en mi día, pero miles de familias, y millones de seres humanos, sufren de formas impensables gracias a la violencia por las que los jóvenes y las organizaciones civiles están, estamos protestando.

ayotzinapa-cu

Foto tomada de http://www.facebook.com/BrigadaDonNepo

Yo perdía llegar temprano a un trabajo sin postura política. En donde cualquier iniciativa se ve como una afrenta a un orden establecido, donde como muchos otros trabajos, hay que obedecer, y me imaginé que debe haber mucha gente que lleva viviendo años y años obedeciendo, temiendo perder pequeñas seguridades a cambio de dinero, pensando que desobedecer un poco es perder todo.

Caminé hasta la estación de Perisur, y entonces pensé que es cierto, que cerrar calles no resuelve nada. Pero luego me pregunté si tendría sentido quedarnos callados mientras otros pierden la vida, y son asediados, abandonados, explotados, torturados y desaparecidos. Desde que supe que habían cerrado Insurgentes el hecho me pareció emocionante, hasta esperanzador, y entonces mientras empezaba a caminar a la mitad de Avenida Insurgentes, yendo por dentro y fuera del carril del metrobús, en una mañana fresca, hablando con gente que no conocía ni conozco, a la mitad de un bosque hermoso como es CU, sentí una rabia muy grande por lo que ocurre en México, y supe que no decir nada era perder la dignidad.

Entonces la chica con la que hablaba y yo hicimos unas improvisadas pancartas que decían que apoyábamos el bloqueo. La gente pasaba y algunos nos ponían pulgares arriba, nos saludaban, y entonces vi que aunque tuvimos que caminar, estábamos de acuerdo,  perdíamos algo de tiempo en el día, pero ganábamos dignidad, un poco de unidad, ejercicio incluso. Chelsea, recepcionista de una empresa, y yo, caminábamos queriendo unirnos al bloqueo, aunque fuera por unos minutos. No los encontramos porque a la mitad del camino un convoy de patrullas y moticicletas reabrieron el flujo de autos en la calle, y para cuando llegamos a donde estaba el bloqueo no quedaba una huella de lo que había pasado.

Yo no estoy de acuerdo con la violencia en las manifestaciones, creo que ya somos vulnerados por un estado ineficaz, que nos amenaza incluso, y ponernos en riesgo entre nosotros no es la mejor manera de avanzar. Entiendo, sin embargo la rabia, que cuando me pega, me trae ganas de patalear, de aventar cosas. Pero no siento ganas de hacer eso cuando salgo a la calle. Creo que necesitamos sembrar más bien unidad, solidaridad, apoyo, esperanza, fortaleza ciudadana.

Ese alto en la rutina, desarticular el andar rutinario por un momento, romper aunque fuera de golpe con la normalidad, estuvo bien. Porque podemos tener trabajos, llevar a los niños a las escuelas, luchar por subsistir, pero nada de eso tiene sentido si perdemos la dignidad dejando que torturen a hermanos, desbaraten familias y hieran tanto.

No hay dignidad en esperar que nuestra vida siga ocurriendo de la misma forma que siempre, en no querer hacer ninguna concesión, no perder nada de lo que nos hemos “ganado” si no podemos vivir en paz. Si no hay respeto por la vida, que es sagrada, ¿para qué queremos seguir acá?

El bloqueo fue hermoso. Me devolvió esta claridad. Me siento orgullosa de todos los jóvenes, tan jóvenes, que saben que tenemos que hacer algo, y que aunque no sepamos qué, hay que avanzar, decir, gritar, crear, porque quietos y haciendo lo de siempre, sólo vamos en silencio al mismo matadero.

Anuncios

2 comentarios en “El bloqueo de Insurgentes por Ayotzinapa me hizo caminar una hora

  1. Que tan largo se puede dejar un comentario? hace unos segundos borre lo que había escrito en face, por considerarlo un tanto hueco, porque al final quien entenderá lo que digo si el autocorrector no sabe de estilo.
    Pues un dia me desperte de una pesadilla, donde buscaba a mis amigxs, y un gran otro se los había llevado. Mire a mi hijo, era 22 de octubre, y yo de política se lo mismo que de ciencia forense, y pensé por largo rato, voy a la marcha? que sentido tiene? le pregunto a mis amigxs si voy o no? le pregunto a mi hijo si voy o no, su madre es así, grita y se revela, yo vivo con miedo. Miedo de que haya policías, granaderos, paramilitares de esos que te sacan las tripas y te cortan la cara, no mames, no quiero que eso le pase a mi hijo, y ahí cagado de miedo, me repetía, desde Mulan, mi información es así de precaria, un grano de arroz puede inclinar la balanza, entonces me decidí, y le dije a mi empleador, hoy no daré clase, porque voy a la marcha, le escribí la dirección del Peten a mi hijo en su bracito, y si pensé, en el izquierdo es mas simbólico. La espalda no la aguanto por el choque con un auto hace un par de días, ser ciclista es ser aprendiz de suicida. y cargue al chamaco, por muchas horas, me uní a los de aragon, a los de iztapalapa, a la UACM, a los del camino rojo, y mi chavito se quedo a ver una manifestación del INBA, los vi hablar cuando deberían estar callados, fumar mota, beber cerveza, comprar veletas de diez pesos y banderitas chafas, romper vidrios, y yo cargaba tres kilos de mandarinas en la mochila, que no me pude comer, por las prisas de ser un freelance, las saque para compartir, y justo aprendí una pequeña lección, “Compartir hace mi peso mas ligero” Vi mujeres con lagrimas genuinas en los ojos, un obrero con la frase indignación en su casco, y mi hijo y yo representábamos a su escuela pre-primaria. llegamos juntos al zocalo, muy cansados, yo hoy no me puedo mover muy bien, pero es rico saber que este comentario aquí entra, y llega a un corazón que escucha.

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s