Hacer con las manos

De unos meses a este momento la vida me ha dado golpes de maravilla. De los que te ponen en tu lugar, cuando te muestran a dónde perteneces y a donde no. Qué caminos debes seguir, y cuáles no. Con quienes. Desde qué gesto de la cara y del corazón.

La última mitad del año pasado fue vertiginosa. Tuve en un mismo momento cuatro trabajos distintos. No sé cómo pude organizar, (creo que fue espantoso) mi mente, mi sentir y mi tiempo, estrenando además la experiencia de formar un hogar con alguien. Sin el apoyo de mi pareja habría sido imposible y no puedo creer que estoy al lado de alguien tan bello que me entiende y me apoya, y tolera los torbellinos (o no, pero me acompaña). Creo que lloré todas las semanas, dormí extenuada muchas noches y desperté frustrada y molesta muchas veces. Conocí gente increíble, proyectos inspiradores y todo eso se mezcló con el horror de los 43 desaparecidos (símbolos de los miles de desaparecidos, explotados, abusados, adormecidos que habitan este país). Y con el horror de conocer una vida de trabajo en oficina, check-in, check-out.

Taller de postres veganos con Gastrosofía
Viveros Nodriza
Viveros Nodriza: Red de Microproductores de Plántulas
Espora DF
Espora DF

Conocí por esas fechas el proyecto de Gastrosofía que me inspiró a volver a pensar la vida y la revolución desde el placer. Impulsamos con Espora DF el proyecto de Viveros Nodriza, en medio de trabajos, estrés y presión, junto a un equipo dispuesto de más de 20 personas. Y poco a poco volví a conectarme con nuestro proyecto estrella. El hijo mayor de mis entrañas, que he pensado, sentido, gestado, luchado con, peleado con, considerado y temido: La Reunión LAB. (Que pronto se lanza)

Este año Laboratekio volvió a las andadas. Y de su primer capítulo nació un proyecto emergente: hacer pan.

Hacer pan es hacer con las manos. Como meter las manos a la tierra, como coser. Es poder hablar mientras se amasa, de proyectos y sueños. De visiones sobre la sociedad, la salud, el mundo, el cuerpo. Empezar a sembrar la semilla de una vida distinta, lejos de marcas monstruosas, alimentos nocivos a la tierra y al humano. De la mano de coser, de aprender a hacer muebles, acercarnos a ser autónomos, un poquito más cerca de una vida con tiempo para respirar. Con tiempo y energía en los ojos para admirar la belleza de lo pequeño, lo justo, lo suficiente y lo digno. Hacer con las manos es poder crear. Habitar el espacio desde la acción, desde las sensaciones. En un punto vital de la rutina donde invertimos en VIVIR para VIVIR, en vez de trabajar más y mejor para… trabajar más por dinero y al final tener un montón, pero dentro de una vida sin sentido.

DSC01832

Pan persa
Pan persa
Bollos de cardamomo y almendra
Bollos de cardamomo y almendra

En la última semana ocurrieron cosas definitorias. Que miro desde el conocimiento de una vida que no deseo. Y desde la inspiración que me produce acercarme a la que sí deseo.

De eso, de dejar trabajos sin sentido, de lanzarse al vacío por los sueños propios, de asumirnos como seres con el potencial de transformar este mundo al borde del abismo, serán los próximos posts de este blog.

Ya no hay tiempo para no ser felices, o pretextos para no vivir la vida que queremos. Es mucho lo que se arriesga persiguiendo los propios sueños, pero se pierde TODO al no intentarlo.

Salud por nuestras manos. En ellas vive el mundo que viene, que nos merecemos.

Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s