Estar en el mundo. La desnudez

DSC05982

Ayer caminaba por una calle de piedras. Di muchas vueltas en el pueblo buscando “el lugar perfecto” para sentarme a escribir. No lo encontré a la primera pero caminé varias horas sin saber hacia dónde ir o qué hacer. No es algo que haga normalmente en la ciudad de México, caminar sin rumbo. Allá hay algo qué hacer, alguien a quién ver, cosas qué organizar antes de salir.

Pienso continuamente en caminar. Como un acto de resiliencia. El mundo nos da forma con sus ritmos y sus superficies y nosotros nos volvemos sus peces en sus olas, en sus profundidades. ¿qué ritmo tengo adentro? me pregunté hace poco. Un ritmo me cansó, me quitó de enfrente algo que le daba sentido a todo. Desde hacía años que sabía de estilos de vida que defendían la lentitud como valor, la posibilidad de prescindir de muchas cosas que lo dejaran a uno concentrarse en lo importante. Y lo veía como una cosa allá en el futuro, hasta que no se pudo posponer más.

Finalmente me senté en un lugar y escribí un poco, escribí que camino en el mundo y siento que los pasos de un ser humano son bienvenidos en este presente lleno de coches.

Quizá son como caricias, los pies de alguien, encima del suelo.

En la tarde fui a una reunión de ciudadanos que quieren transformar un rastro   en un centro comunitario. Es un símbolo hermoso, volver un lugar destinado a la muerte un espacio de convivencia. Es esto, habitar el mundo, poder SER en él algo más que lo que su ritmo hace de nosotros. Antes pude sentarme en varias bancas de la calle, en las banquetas, escribí y dibujé, miré la gente pasar. A veces tengo días así en los que siento que lo único que nos llevamos de la tierra es haber sido testigos de su movimiento y su respiración. No tenía ninguna expectativa para el día, como en casi todos los últimos. Llegas a un lugar, envías una carta, lanzas botellas con mensajes al mar y no sabes qué va a pasar. Pero la vida no deja de tejerse. Eso es quizá mi nueva concepción de desnudez. No planear mucho, no darle forma al día que viene. Sin capas de sentido encima, uno termina siendo arropado por todo el mundo. Por todo lo que existe.

DSC06063

Me está costando no trabajar y ya me metí en un proyecto. Tengo que quedarme muy quieta a propósito para no meterme en cosas.

Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s