La mutación en los proyectos

A veces volteas a ver a tu hijo proyecto y no te reconoces más en él. ¿Yo hice esto? Nos vamos desconectando de la propia obra y eso se siente raro. Angustia, decepción. Me pasó los últimos años con una organización en donde sentía que no podía meterme de lleno por alguna razón. Me ha pasado con proyectos de escritura, con proyectos de vida, que a veces uno pone tanto de sí mismo en algo que ese algo se vuelve un recordatorio que permanece en el tiempo diciéndole a uno quién es.

Y la cuestión es que siempre estamos cambiando.

489048d608f800176e834f4bc26221a7Noté hace algunos meses que no podía seguir actuando como estaba acostumbrada si quería dejar de estar aburrida, quizá, en mi caso, hice de lado cosas que eran vitales para mi experiencia creativa. Aprendí que formar una empresa, una organización, escribir, pintar, trabajar haciendo lo que amas es un acto creativo, no sólo el “arte” requiere de creatividad. Y la creatividad necesita alimentarse de diversas fuentes. A mi me pasó que la organización que formé tenía como objetivo -tiene, formar comunidad y crear lazos solidarios de trabajo, pero no podía sostenerme emocionalmente en el quehacer en el que nos enfrascamos por falta de dirección. Y no me “hallaba”. Estaba simplemente en otra parte todo el tiempo y me sentía culpable por eso.

Me sentía cansada y mi poder de convivencia y comunicación estaba dormido. Además estaba siempre preocupada por algo y me sentía incapaz de conectar con el mundo. Yo fui animadora de hotel hace muchos años, y luego transformé la experiencia en ser animadora/organizadora comunitaria. Pero no me di cuenta de que no podía animar a otros si no me animaba primero a mi misma.

Para volver a la organización siendo yo entera he tenido que primero volver a componerme1548948664e9a62269e7c6846692c6fa toda desde todas las piezas. Y no es sencillo porque soy una persona casi totalmente desescolarizada que aprende y funciona desde sus propias decisiones y clavados al estudio. Ser autodidacta complica tener que recomponer mis piezas: ser autodidacta me hizo involucrarme, aprender y hacer todo lo que he querido, ¡y lo que he querido son muchas cosas!. ¡Muchas piezas! En los últimos meses me he dedicado a ir agarrando los lazos, todos, que he ido conectando con la gente y con las cosas del mundo. Era un objetivo ambicioso, pero el día que salté a mi vida y a mis sueños sabía que a mi realidad tenía que traer todas mis piezas, y teníamos que pasar todas por el umbral de ser “una misma” TODAS. Sonaba muy loco para mis amigos, cuando decía que si no vivía una vida con sentido, si no me iba a tomar en serio cumplir con mis creaciones, entonces prefería no vivir. Porque vivir una vida sin propósito me sonaba a un mundo gris, y estando el mundo como está, si uno tiene algo bueno que dar y no lo da, pues, ¡¿para qué seguir respirando?!

Pero eso me ha permitido mirar el proceso de construcción de proyectos desde una perspectiva que no tiene que ver sólo con estrategias, análisis y metodologías, cosas que no obstante, son muy importantes, como planes de negocios y números. Por muy cursi que suene, he encontrado en los motores más importantes que uno usa para trabajar su propio proyecto, las cosas más inexplicables. Las que no caben en los párrafos de descripción de una empresa u obra de arte.

c888499af1a76ae37fa908492c20d80dLo siento, no caben. Y no significa que nombrar los motores más importantes de un proyecto no sea importante, eventualmente debe comunicarse a otros, pero toma tiempo. Y además van cambiando los motivos. Si nuestros proyectos son hijos de nuestra individualidad, y nuestras circunstancias, y de nuestra subjetividad, entonces tienen que transformarse junto con nosotros.

Cuando cambiamos algo en la vida pensamos que somos inestables. Yo siento culpa, a veces. O me pasa que me encuentro moviéndome de un sitio a otro buscando cosas nuevas cada vez, quizá sin permanecer lo suficiente en algún punto como para aprender a profundidad, pero buscando al fin, algo. Me he sentido que “no encajo”, que no quepo en las expectativas del mundo, o que de la oferta de lugares para SER, no me gusta ninguno. Quiero el mío, el que yo me invento. Eso me da mucha libertad pero también me resulta cansado a veces.

Emprender..¿Qué nos mueve a iniciar algo? ¿Qué nos inspira? ¿De dónde tomamos fuerza? Yo no quepo en los moldes de empleos, estudios, expectativas convencionales por un ligero afortunado accidente educativo sui generis en mi primera infancia. Lo he padecido, pero me permite tomar riesgos y movilizarme y hacer cosas de formas distintas, tener que crear las propias estructuras donde pueda amoldarme.

DSC05558

Uno llega a puntos en donde “hay que reconstruir todo”. Una casa propia, un trabajo, una voz en la escritura, los proyectos, la forma de participar en el mundo, la manera de amar. Y entonces hay que echar mano de la fantasía y la creatividad. Es un momento delicioso pero aterrador. En estos meses me clavé en el tema de la creación y me di cuenta de que hay pistas por todos lados en las historias de la gente creativa, en sus hábitos, sus “deficiencias”, en los ejercicios de trabajo, lo que se sueña. Y hay un universo adentro que es la fuente de las creaciones para el que no siempre nos damos permiso para entrar, o se nos esconden las puertas. But it’s inf front of our eyes all the time. 

11887954_10153494012228058_659313826715573679_n

Hay en la transformación de “algo”, de uno mismo, de un trabajo, un poco de miedo y de dolor. Tengo en el cuerpo moretones, los pies con heridas, (literalmente), me duelen los músculos, puedo sentir una mezcla en este momento de estrés, deseo, apetito, cansancio, ganas de salir en la bici por horas, bailar, algo de sueño, taquicardia. La transición se siente, dice cosas.  Uno se despide de las viejas estructuras como puede para dar paso a las nuevas. Se entra a un período de hibridación, de cambio que se manifiesta todo el tiempo como un estroboscopio que vibra en dos frecuencias simultáneas. Soy esto, ahora soy lo otro, hago esto, ahora hago lo otro.  Luego viene volver a abrir los ojos y mirar de nuevas maneras lo que nos rodea… hay que buscar la inspiración hasta que deje de ser algo que llega por arte de magia, y ejercitar la sensibilidad. No se acaba el mundo. Empieza otro. Desaprender un montón de cosas, conectar temas con historias, con espacios, con personas, con ideas, con música, con objetivos, con partes del cuerpo, con olores, ejemplos, y sobre todo, a veces soltarlo todo y mirar hacia otro punto sin ningún objetivo más que romper el ritmo de observación que se tenía. No tengo recetas, sólo puedo hablar de puertas, disparadores, tocar aquí, romper acá.

Suena loco, lo sé. No tiene mucho orden, pero quería decir esto hoy, que tantos cambios se manifiestan. Tengo un pequeño consejo de mi versión del presente para mi versión del pasado: si no funciona el plan, se cambia. Se juega, se vive, se experimenta. Moverse no es vivir en el vaivén sin sentido. El equilibrista no se cae, sabe celebrar la vida bailando.

106772aec0c258c4ccb002b57e023f65

De las preguntas nacieron cosas, más proyectos, vínculos maravillosos, más espacios, más sentido. Un taller de procesos creativos para artistas y emprendedores al que pronto podré invitarlos, obra todavía inconclusa, escritos, y más brotes. Vale la pena el caos, el salto al vacío, era cierto lo que me decía: salta, y la red aparecerá.

Creo que tenemos que confiar en la vida si queremos construir otro mundo.

Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s