Romero

DSC06851

La fragilidad suena a la boca de un ratón

abriéndose y cerrándose.

El romero disuelve lo contenido, para soltarlo y despegarlo.

Para el dolor mensual.

Calma el enojo, sana la sangre.

Pero en dosis demasiado altas vuelve el cerebro un monstruo.

Porque sus nubes de resina invisible penetran las ideas

y las fijan.

Aclara la memoria.
Si se respira en vapor se limpia la piel y se asientan las cosas cotidianas, si van revueltas.

Es benévolo con la cabeza. La cabeza.. la mente…
Si hay lluvia y hay romero colgando de una puerta, habrá sorpresas,

viejos fantasmas pueden regresar, sin tocar la puerta.

Anuncios

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s