Odiaba las dietas, pero tengo endometriosis

Tengo que confesar que a veces me harto de las palabras “orgánico”, “saludable”, “vegetariano”, “bici”, “yoga”, y demás términos que me recuerdan lo mal que estoy haciendo todo, siempre.

DSC06743

Pero una cosa que he visto en estos meses de buscar formas de sanar todo el rollo de endometriosis , es que la alimentación es hiper mega importante. (No es TODA la solución,  cuando la enfermedad está diagnosticada o años de ciertos hábitos han dejado su huella, aclaro) Esta enfermedad parece no tener cura, o eso dicen los ginecólogos cuando la encuentran. Muy pocos revisan los hábitos de las pacientes y creo que los menos hablarán de nutrición y demás cuidados que nos toca aplicar a nosotras si queremos.

Pero ahora veo que la buena alimentación es más que una moda. Y en este caso me ha hecho sentir mejor. Cada cuerpo de mujer es distinto, lo que me viene bien a mi puede que no le venga bien a otras. Pero en particular con la endometriosis, estas han sido cosas que me hacen sentir un poquito poquito mejor:

0.- Ir al ginecólog@, confiar pero analizar, hacerme muchos estudios, análisis de sangre, ultrasonidos, perfiles hormonales, tiroideos, y llevar el registro de mi ciclo. Y contarle muchas cosas y hacerle muchas preguntas.

1.-Dejar el gluten (sí, es horrible, antes de hacerlo me comí todos los pasteles, y cosas ricas que quise. Cuando estuve satisfecha, dije ahora sí). De todas formas estando en México es sencillo.

2.- Dejar el café. No les diré nada de esta historia porque es triste y horrible, pero sí, lo hice.

3.-Comer muchas verduras frescas, cocidas, vegetales de todo tipo (excepto los que inflaman) ¡CRUDOS! Frutas…

4.- Comer cúrcuma y jengibre.

5.- Tomar muchísima agua 3 Litros

6.-Dejar carnes y lácteos con hormonas, (sólo si son orgánicos goei me los como )

7.- Dejar azúcar refinada y endulzantes artificiales MOUAJAJAJA esto es una torturaaaa

8.- Comer Diente de león, porque es bueno para el hígado, y parece ser un órgano importante que la ginecología olvida al tratar esta enfermedad.

¡Y bajarle al estrés!

Pero, ¿saben qué? siento que los consejos son difíciles de recibir cuando nos sentimos de la patada con esto. No lo tomen como un consejo por favor. Yo leí de otras experiencias de otras mujeres y eso me ayudó, sin sentir que tenía unos ojos encima diciéndome o juzgándome sobre lo que hacer. Me siento sensible con eso.

Estos hábitos que adopté aparecieron en varias publicaciones, además de que la mayoría los recomendó mi doctora. Aquí se explican algunas cosas.

Al principio pensaba que sería súper difícil cambiar mi forma de comer, pero luego de mucho cansancio con estos problemas, ya no lo ha sido tanto. Y hasta me siento contenta cocinando, investigando platillos, creciendo sus ingredientes en macetas de casa. Sé que para muchas puede ser terrible que nos digan que el café It’s OVER. ¡Lo es! Al principio, porque normalmente lo tomamos para despertar, cuando nos sentimos pesadas. Pero dejando harinas, azúcares, una se siente en general muy ligera y ya no se necesitan tantos estimulantes. Ahora disfruto de mi Chai con leche de almendras y miel mientras mi pre marido se toma su delicioso café exprés en mi cara. Lo juro. Dejar el azúcar también nos ayuda a saborear mejor los alimentos. Lo sé chicas, lo séeeeee dejar ciertas cosas es triste. Pensamos que nada será igual. Pero no es así. Aunque me caguen los latte de almendras y stevia, los pasteles sin gluten, los helados sin leche, las cosas hipsters como el quinoa, el kale, las algas esas raras y la palabra orgánico (cambiemos por agroecológico) en realidad si nos vamos sintiendo mejor si hacemos el esfuercito amoroso. También a veces me doy un gustito de café los fines de semana. Uno chiquito.

No sé si esto me va a curar la endometriosis. Llevo el tratamiento alópata y algunos naturales a la par. Más el amor de mi pareja, mi familia, mis amigas que han estado cerca y al pendiente increíblemente amorosas, qué bellas las mujeres, qué rica su presencia. La comida es una pequeña cosa más y ya, pero es básica. Cuando me decían esto antes me fastidiaba, pero he ido viendo que no es tan grave. A algunas les funcionan ciertas cosas, a otras no, ya les contaré qué pasa conmigo.

 

Y cambiando de tema. Honestamente, estos meses veo cómo el cuerpo de la mujer es sujeto de todas las proyecciones, traumas, prejuicios y demás actitudes de quienes nos rodean. Debemos vernos de cierta forma, debemos hacer esto o lo otro. Todos se sienten con derecho de decirnos por qué nos pasa lo que nos pasa, y qué debemos hacer al respecto. Y si no seguimos patrones, reglas sociales, se nos señala y culpabiliza por todo. Por estar gordas, enfermas, histéricas, o por querer hablar de un cierto tema. En mi caso siento confusión. Primero, el entorno ignora (y nosotras mismas) nuestras llamadas de atención cuando sentimos dolor al menstruar. Pero cuando hay un diagnóstico o patología identificada por una “autoridad”, (la misma que también ignoró síntomas y dejó que una enfermedad avanzara) entonces sí, recibimos un montón de consejos, (que yo sé que son de buena voluntad, la mayoría de las veces) sobre qué hacer. Y muchos de ellos vienen de rincones no especialmente profesionales. Aunque también he sentido que no puedo creer en los profesionales, porque no saben explicar las causas, aceptan que no se han investigado suficientemente, y que los tratamientos son todavía muy limitados, además de que normalizan el dolor y la alta ingesta de analgésicos, pero tampoco puedo creer en todas esas “medicinas alternativas” que no dudo que funcionen en ciertos casos pero que con enfermedades avanzadas son obsoletos.

Pasé cerca de diez años tratando de resolver esto por la vía profesional, “natural” y psicológica, hasta espiritual este padecimiento. Que no es lineal, progresivamente homogéneo, ni sencillo. Y sigo diciendo que lo único que podemos recomendarnos las unas a las otras es sí, amarnos, cuidarnos, (yo recomiendo analizar siempre las voces profesionales) buscar segundas opiniones, y claro comer bien, aprender sobre salud de la mujer, poco a poco, y no dejar de checarnos por pensar que no tenemos síntomas. (Muchas enfermedades graves son asintomáticas) No hay soluciones “fáciles”, “inmediatas”, “rápidas” a cosas que tardan años en formarse. Cosas tan estúpidas como el bicarbonato de sodio para el cáncer, el aceite de coco para todo y todas esas tonterías “benéficas” que no sustituyen una cura real a muchas cosas. Hay muchas páginas que ganan dinero con nuestros clicks a contenidos cero profesionales, sin sustento, con ideas como: “Mira cómo esta mujer bajó de peso con este licuado” o “Este el remedio milagroso que los médicos no quieren que conozcas”. Por favor paren de mamar.

Sobre los consejos que damos creo que tienen su lado positivo de deseo de solidaridad. No dudo que ciertas recomendaciones sean buenas, pero ¡no resuelven las cosas de raíz! Y mejorar síntomas no significa mejorar la causa de un mal. Cada cuerpo de mujer es distinto, seguro el tofu es bueno para todas si lo acostumbramos, pero eso no significa que una mujer con inicios de cáncer mejore porque lo coma todos los días. O los masajes, resolviendo cuestiones emocionales, que pueden interferir en el proceso de tumores, quistes, o inflamaciones empeorando sus condiciones. A veces decimos cosas como: “haz esto y observa cómo te sientes” y entonces hacemos o dejamos de hacer ciertas cosas, observamos y pensamos que esto o lo otro ha funcionado porque “nos sentimos mejor”. Pero hay un principio que debemos tener en cuenta: correlación no significa causalidad.

Entonces, no siempre, cuestiones como “cómo nos sentimos” pueden referir al verdadero estado de salud interna que tenemos. Puede ser que mi menstruación sea dolorosa, y que este síntoma se junte con otros por padecer gastritis, o colitis, (que no es raro) y estreñimiento. Y  es obvio que comer sano, muchos vegetales, menos carne y más verde, mejorará la digestión, quitándole algo de inflamación y de dolor al asunto. Pero si hay un problema hormonal, o tejidos extraños, puede que no se resuelva con dos meses de ensaladas y los problemas de raíz seguirán en el fondo.

Conocí el ejemplo de una mujer que pensaba que tenía algún mal del hígado o del intestino, se hizo muchos análisis, tomó jugos, no aparecía nada en sus resultados, un año después de todo tipo de terapias emocionales, espirituales, nutricionales, y algunas mejoras de síntomas estomacales, le encontraron cáncer en los ovarios, y falleció al poco tiempo. Sí, resolvió cosas emocionales, pero murió.Gracias a un diagnóstico tardío.

Esto quería decirlo desde hace mucho porque si una está en medio de un tratamiento, o se encuentra en búsqueda de alguno amable (porque no les he contado de la violencia obsTÉTRICA a la que nos enfrentamos) todo este ruido de remedios milagrosos, luego de diez años de lucha y muchos intentos de curarnos, es realmente fatigante. Recomendemos doctores, hábitos alimenticios, pero no vayamos con la idea de curas milagrosas inmediatas, por favor. No existen. Existen charlatanes que ganan dinero con el trabajo que algunos doctores hacen mal.

Bahhh, ya me desahogué, feliz semana!!!

 

Gracias a Z por ser el interlocutor de los días.

 

Anuncios

2 comentarios en “Odiaba las dietas, pero tengo endometriosis

  1. Todo bien. Pero lo del aceite de coco no es una tontería. Averigua sobre la dieta cetogénica y analiza si te conviene. Ha tenido buenos resultados en algunos cánceres, epilepsia y ovarios poliquisticos y en mi caso, mi dolor severo menstrual/vesical/intestinal durante mis reglas (9 en una escala de 10) ha desaparecido gracias a ella. Claro, que yo lo ataqué apenas apareció. No sé si era endometriosis (los médicos convencionales no me dieron ninguna respuesta, sólo opiáceos) pero si sé que era un dolor atroz e invalidante y que ya no está. Por eso, no te permito decir que lo del aceite de coco es una estupidez. Te invito a que te informes un poco más. Por lo demás, excelente blog. Me encanta leerte. Espero pronto encuentres tus respuestas y un alivio verdadero.

    1. Hola!! no he dicho que lo sea, en ningún lado!, de hecho lo uso diariamente y aunque no he visto ningún estudio serio al respecto le tengo fe como complemento de la dieta que ahora llevo. Lo que quiero decir,por si no quedó claro, es que no es suficiente acudir a remedios milagrosos porque cada cuerpo es distinto, y las mujeres merecemos diagnósticos certeros. Lo de que “no me permitas decir”, pues, estamos en un mundo “libre de decir”, y no me atrevo a recetar ni diagnosticar a nadie porque puede ser muy caro y costarle la vida a alguien no contar con información sobre lo que le pasa. De esos casos conozco ya dos, y los remedios milagrosos no fueron suficientes. Que sea efectivo en ciertos casos no significa que lo sea en todos. Y coincidencia no significa causalidad. Mientras no se sepa qué tienes, y cómo el remedio que aplicas es de hecho, lo que provoca una mejoría, o cura, no puedes recetarlo, a quienes no saben ni qué padecen. No todos los dolores, ni todos los quistes, ni todas las endometriosis son iguales, ni tienen las mismas causales. Cada mujer es distinta. La madre de una amiga murió por no contar con un diagnóstico certero, y créeme que probó el aceite de coco. Así que es cosa seria la salud como para andarnos con remedios que pueden ser efectivos, pero el internet no es suficiente para establecer un tratamiento, para conocer las causas, y tratar adecuadamente a cada paciente!! Como bien dices, no sabes si era endometriosis, y el problema precisamente es que la enfermedad se encuentra en una situación de subdiagnóstico y de falta de investigaciones y atención. Ahora me encuentro mucho mejor con una mezcla de varios tratamientos, y hasta que no vea resultados lo único que puedo recomendar en que se busquen muchas opiniones y diagnósticos, estudios serios porque cada mujer es diferente. Es bueno cambiar la dieta pero no siempre es suficiente. Si nos quedamos con los remedios que son falibles no podemos hablar de acceso a derecho de atención sanitaria, ni a la búsqueda de remdios efectivos. Saludos y gracias por leer!!

Have you been there?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s